viernes, junio 14, 2019

COMO EL PROTAGONISTA DE UN FILM CLASE B DE PABLO ESPINOZA BARDI:UN DESAFIO A TODO LECTOR por EDUARDO J. FARÍAS ALDERETE


Tome este reto en cuenta, deje de ser un aficionado de las películas o del teatro y calce las vestimentas y el guion de una película de clase B, es decir, de poco presupuesto y de mucho amor al arte… hasta ahí estamos bien ¿No? Ahora imagine que es de terror. Prepárese a asumir en carne propia todos y cada uno de los elementos que deberá encarnar, recorra con sus ojos el guion que fluctúa desde una apología al voyerismo,  una melodía en sordina, en definitiva, un himno a la miseria, a estar entre cuatro paredes, una casa conteniendo las aversiones que todo humano por natura debe tener.

Cierre los ojos y disfrute el soundtrack original, la música hermanada con imágenes perversas, algo le recuerda a un par de pesadillas luego de una larga sesión de insomnio. Acuda al recuerdo del asedio de Stalingrado o Leningrado, donde tenías una ración ínfima de chocolate. Tanto tiempo de escaramuzas, saqueos, violaciones y antropofagia… en casi siete meses de sitio. Entre inerme al cine abismante de Cronenberg, o a los reverberos de la imagen de Albert Fish.

Haga que la coprofagia sea algo natural y necesario. ¿Sabes cuántos horrores se pueden esperar de tu plexo solar? Podrías averiguarlo mientras se observa en un espejo. Anímese a una escalada de violencia que desea desarrollar. Los sentimientos oscuros a los que jamás daría rienda suelta.

Actúe como si la Ley de la selva y la de cadena alimenticia se impregna de una humanidad fatídica. Y para qué hablar del canibalismo simbólico, alegoría del neoliberalismo “amistoso” o social u otro de los ismos nocivos.

Ahora recuerde el pasaje bíblico de Marcos Capítulo 5 versículo 9. “Mi nombre es Legión, somos muchos”, repítalo mentalmente hasta que se convierta en una masa informe de cabezas, hálito y garras. Respire hondo y hágase a la idea de cuando el ansia de aceptación se torna perversa y esa perversión en algo que es socialmente aceptable.

Imagine un descampado gris, amplio, arrasado por esas guerras mentales de las que usted  ha formado parte por décadas, luego observe ese torso crucificado, acéfalo como un cuadro de Zdzislaw Beksinski.

Cierre los ojos y luego vuelva a abrirlos, nuevamente  ante el espejo,  ¿Recuerda a Buffalo Bill del “Silencio de los Inocentes”?  ¿Recuerda su baile? Inténtelo, recréelo.

Hay múltiples clasificaciones de lectores… tantas que se podría decir que están al gusto de cada escritor, filólogo, amante de la lectura, etc. Y en este ejercicio podríamos recurrir a una, que no porte matices, que no haga teorizar ni evoque específicamente tal o cual escritor  o época:
-          Estos lectores: Los que viven sus lecturas o solo las que las imaginan.
Esto merece un alcance, los que “viven” sus lecturas son aquellos cuya imaginación les hace enamorarse de una Anna Karenina… o asesinar a la vecina de Raskolnikov. Los otros ejercitan la lectura con una imaginación acorde a un espectador.
                                 ¿De cuál tipo es usted?

Pablo Espinoza Bardi con su libro “COMO EL PROTAGONISTA DE UN FILM CLASE B” nos invita a este ejercicio, a ser un lector que se atreve.
Como un dato importante y solo para los que se atrevieron, el nombre de Mr. Robbie como  protagonista de la película clase “B” Maniac 2, con la actuación  de Joe Spinell, que además es el guionista de este proyecto que no se plasmó en el écran, por la muerte de este.
Hay que recordar que la lectura en su rol de magia inagotable, nos exigirá siempre fortalecer nuestra imaginación.

COMO EL PROTAGONISTA DE UN FILM CLASE B de Pablo Espinoza Bardi. Cathartes Ediciones. 56 páginas. Arica. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...