jueves, agosto 27, 2015

NATHALIE A SIMPLE VISTA por ENRIQUE LIHN


En lo real como en tu propia casa,
el secreto reside en olvidar los sueños;
poner así en peligro el sentido de la noche retirando,
uno a uno los hilos de la urdimbre
en que ella trama sus horribles dibujos,
como se gasta, en el umbral la estera, bajo el polvo.

Y bienvenidos sean los consejos del cuerpo y las
sanas costumbres de la nueva barbarie.
Quizá la práctica del Judo o el furibundo asalto a un
neumático viejo
en rue Manuel, a las seis de la mañana,
y la dulce y perdida murmuración del ombligo al
caer de la tarde; sí, atrévete a decirlo
maravillosa.

Viene del vientre la voz del paraíso. En lo real
como en su propia pulpa
el desnudo femenino corta el aliento del sueño.
Atrévete a decir que no habías mordido
sino sólo pequeños frutos ácidos.

miércoles, agosto 26, 2015

THE HOLLOW MEN by T.S. ELIOT


I

We are the hollow men
We are the stuffed men
Leaning together
Headpiece filled with straw. Alas!
Our dried voices, when
We whisper together
Are quiet and meaningles
As wind in dry grass
Or rats’ feet over broken glass
In our dry cellar
Shape without form, shade without colour,
Paralysed force, gesture without motion;
Those who have crossed
With direct eyes, to death’s other Kingdom
Remember us-if at all-not as lost
Violent souls, but only
As the hollow men
The stuffed men.

II

Eyes I dare not meet in dreams
In death’s dream kingdom
These do not appear:
There, the eyes are
Sunlight on a broken column
There, is a tree swinging
And voices are
In the wind’s singing
More distant and more solemn
Than a fading star.
Let me be no nearer
In death’s dream kingdom
Let me also wear
Such deliberate disguises
Rat’s coat, crowskin, crossed staves
In a field
Behaving as the wind behaves
No nearer-
Not that final meeting
In the twilight kingdom

III

This Is the dead land
This is cactus land
Here the stone images
Are raised, here they receive
supplication of a dead man’s hand
Under the twinkle of a fading star.
Is it like this
In death’s other kingdom
Waking alone
At the hour when we are
Trembling with tenderness
Lips that would kiss
Form prayers to broken stone.


IV

The eyes are not here
There are no eyes here
In this valley of dying stars
In this hollow valery
This broken jaw of our lost kingdoms
In this last of meeting places
We grope together
And avoid speech
Gathered on this beach of the tumid river
Sightless, unless
The eyes reappear
As the perpetual star
Multifoliate rose
Of death’s twilight kingdom
The hope only
Of empty men.

V

Here we go round the prickly pear
Prickly pear prickly pear
Here we go round the prickly pear
At five o’clock in the morning.
Between the idea
And the reality
Between the motion
And the act
Falls the shadow
For Thine is the Kingdom
Between the conception
And the creation
Between the emotion
And the response
Falls the Shadow
Life is very long
Between the desire
And the spasm
Between the potency
And the existence
Between the essence
And the descent
Falls the Shadow
For Thines is the Kingdom
For Thine is
Life is
For Thine is the
This is the way the world ends
This is the way the world ends
This is the way the world ends
Not with a bang but a whimper

Nick Cave & the Bad Seeds - Into my arms

The Mission - Grapes Of Wrath / Lovely (7/13) [The Final Chapter DVD 1]

The Mission UK - Butterfly On A Wheel [HD Official Video]

Cuestión De Tiempo (About Time) - Trailer Subtitulado Latino [FULL HD]

Tom Waits - Hold On

A SERGUEI ESENIN por VLADIMIR MAIAKOVSKI


Usted se fue,
                     como suele decirse,
                                                    al otro mundo.
¡Qué vacío... !
                      Vuela usted
                                         hasta incrustarse en las estrellas.
Ya no le ayuda
                        ni el dinero
                                          ni las tabernas.
¡Sobriedad pura !
No, Esénin,
                  no me burlo.
En la garganta,
                       el dolor ajusta un nudo,
                                                            y no es la risa...
Yo veo
            sus brazos colgando
                                            y su mano cortada,
balanceando la propia bolsa de sus huesos.
¡Qué hace!
                 ¡Quieto!
                              ¿Está usted en su sano juicio?
Dejar que las mejillas
                                  se cubran de tiza mortal
Sí, usted sabía cantar
como nadie en el mundo.
¿Por qué?
              ¿Para qué?
                             Me pilló de sorpresa.
Los críticos farfullan:
                                 -Es el vino,
es esto, es aquello
                            o lo de más allá.
Y, como resultado,
                             mucho vino, mucha cerveza.
Cambiando
                 la bohemia por la «clase»,
la clase tendría influencia sobre usted,
                                                           y ya no habría por qué pelear.
¿Acaso la «clase»
calma la sed sólo con limonada?
La clase no es idiota
                                y también sabe empinar el codo.
Es decir,
             si contase con el apoyo
de algunos de los de «En Guardia»,
usted tendría otra orientación
y escribiría todos los días
                                       cien estrofas fatigosas y extensas
como las de ese tal Dorónin.
En mi opinión,
                      si se hubiera realizado semejante pesadilla,
usted se hubiera colgado mucho antes.

Es mejor morir de vodka
que de aburrimiento.
No revelarán
                    la causa de esta pérdida,
ni la cuerda
                  ni el puñal suicida.
Tal vez,
            si hubiese tinta en el hotel «Inglaterra»,
no tendría razones
                            para cortarse usted las venas.
Los imitadores se alegraron:
                                             -¡Bis! - aplaudieron.
Contra usted,
                    casi un pelotón entero,
                                                       parecía haber realizado un atentado.
¿Para qué aumentar
                               el número de suicidas?
Mejor aumentar
                         la calidad de la tinta.
Ahora
          se han cerrado sus labios
                                                 para siempre.
Inoportuno
                  y penoso
                                es hablar de estos misterios.
Al Pueblo,
                al creador del Idioma,
se le ha muerto
                         un sonoro
                                         cantor,
vicemaestro.
y llevan los viejos versos al velatorio,
sacados de otros entierros,
                                         casi sin rehacer
                                                                ni afilar las rimas.
¿Acaso es éste
                       el homenaje que merece este poeta?
A usted
            todavía
                        no le han erigido un monumento.
¿Dónde están
                     el bronce sonoro
                                               o las aristas de granito?
Pero al pie del recuerdo ya han dejado
homenajes y dedicatorias.
Su nombre
                 lo bordan ya con mocos todos los pañuelitos.
Babeando
               entona su versos Sóbinov ,
surgiendo detrás de un abedul del decorado:
«Oh, amigo mío,
  ni palabras ni suspiros».
¡Eh!
¡Yo hablaría de otro modo
con ese tal Leónidas Lohengrinoide!
Me levantaría aquí mismo,
                                       estridentemente escandaloso.
 -No permito babear
ni ajar el verso!
Los dejaría sordos
                            con un silbido de locomotora,
y les mentaría a su buena madre, a su buen Dios y a su
abuela.
Hasta hacer trizas al bigotudo Kógan,
clavado con lanzas más agudas que sus bigotes retorcidos.
La basura,
               por desgracia,
                                    es lo que más abunda.
Asuntos hay muchos,
                                 sólo nos falta el tiempo.
Primero,
             hay que transformar la vida;
una vez transformada,
                                  podremos cantarla.
Nuestro tiempo
                      es difícil para la pluma.
Pero, decidme,
                       vosotros,
                                    mutilados y lisiados,
¿dónde
           cuándo,
                      cómo y cuál de los grandes
eligió el camino
                         más gastado y fácil?
Verbo,
            comandante en jefe
                                          de la fuerza humana.
¡Adelante... !
Que el tiempo se nos quede atrás hecho jirones,
                                                     y  únicamente el viento
despeine los mechones de pelo alborotado.
Para la alegría,
                       nuestro planeta
                                              está escasamente preparado.
Debemos arrancar la alegría
                                           de los días venideros.
En esta vida
                   morir es cosa fácil.
Hacer la vida
                     es mucho más difícil.

martes, agosto 25, 2015

SATIEMUS por EZRA POUND


¿Y qué si supiera tus discursos palabra por palabra?
Y si tú supieras que los conozco ¿hablarías?
y qué si supiera tus discursos palabra por palabra,
y todo el tiempo los repitieras sobre lo que digo.
“Mira, hubo uno que torció su bella y brillante
cabeza,
suspirando mientras tú continuabas tu dorado
discurso.”
O, como nuestras risas mezcladas una con otra,
mientras apretados labios dan bocanadas de aire
intermitente
qué si mis pensamientos se volvieran en su
búsqueda mental
murmurando entre sí“El bello muerto debe conocer
tales momentos, pensando sobre la hierba:
¡cuan blancos cornejos susurraron sobre su cabeza
en los brillantes días de la alegría!”
Cómo si el dulce sonido en el interior de tu garganta
es igual que el tañido de un laúd en su débil acorde
confusas narraciones que me ciegan, repetidas una
por una
contadas tantas veces que las conocemos de
memoria;
¿Y qué si conozco tu risa palabra por palabra
si no encuentro nada original en tu regocijo?

DE BAJO LA LLUVIA AJENA (1980) (Notas al pie de una derrota) por JUAN GELMAN


I
Es difícil reconstruir lo que pasó, la verdad de la memoria lucha contra la memoria de la verdad. Han pasado años, los muertos y los odios se amontonan, el exilio es una vaca que puede dar leche envenenada, al menos algunos parecen alimentados así.
En la colonia exiliar argentina predomina la apatía política y de otro tipo. Se trabaja o no, se estudia o no, se aprende el idioma del país en que se está o no, se reconstruye la vida o no. Las mujeres pasan como ríos, se las quiere o no, se las conserva o no.
La necesidad de autodestruirse y la necesidad de sobrevivir pelean entre sí como dos hermanos vueltos locos. Guardamos la ropita en el ropero, pero no hemos deshecho las valijas del alma. Pasa el tiempo y la manera de negar el destierro es negar el país donde se está, negar a su gente, su idioma, rechazarlos como testigos concretos de una mutilación: la tierra nuestra está lejana, qué saben estos gringos de sus voces, sus pájaros, sus duelos, sus tormentas.
Son muy distintos a nosotros. No se preocupan verdaderamente de nosotros. No sufren la injusticia que nos pasó a nosotros. Los más solidarios tienen como vergüenza por nosotros. Es un problema de ellos, pero nos afecta a nosotros. Como si el diálogo entre extranjeros sobre algo aparentemente comprensible —el dolor de los unos— viniera envuelto por parte de los otros en pudores, candores, paternalismos, usos.
No nos vamos a poner de acuerdo nunca. Y seremos muchas veces injustos, tomando la humildad por soberbia, la reserva por falta de compromiso, la voluntad de no herir por la voluntad de no saber.
Así estamos de enfermos. Buscaremos compromisos con el Museo del Prado, con Santa María Maggiore, la Place de la Contrescarpe, el Paseo de la Re-forma, las escaleras mecánicas de Caracas, el Hyde Park de Londres. Son compromisos de idiota y duran una idiotez. La maravilla pasa, el dolor queda. Como el fuego del alma, queda.
Queda.
¿Acaso el cielo no es el mismo? El cielo no es el mismo. ¿Dónde estará la Cruz del Sur sino en el sur? ¿No es el mismo sol? No: ¿acaso ilumina a Buenos Aires? Lo hace horas después, cuando yo ya no estoy. Color de cielo otro, lluvia ajena, luz que mi infancia no conoce.
Las voces del rocío se parecen a las voces del rocío. Una pequeña lengua lame y las diferencias, las distancia. Mi rocío del sur o cabellera o cristalina madrugada sobre los pechos del combate. No rocía lo mismo sobre el Mercado Común Europeo, el más común de los mercados.
Todos los hombres son humanos y lo que cabe en mí, debería caber en los demás. Y viceversa, porque todos los hombres son humanos. Quepámonos, humanos. Que quepa en mí el extraño mundo alrededor, sus egoísmos justificados, su decencia a parquímetro, su honradez de consumo, su fino individualismo brutal, su amor triste, la suciedad de sus higienes. Apenas tengo de ofrecerle los rayos de luz que iluminaban el combate por la dicha, las generosidades de la muerte, es decir, de la vida, los estallidos de la dicha, esta derrota por ahora.
Revolvamos la tierra con las manitas juntas. A lo mejor crece una planta de dos rostros, que necesita agua de los dos, y mira dos distancias a partir de la misma soledad. Así estaremos juntos, verdaderamente.
                                                                                                                                  roma / 9-5-80

EL HOMBRE DEVORADO por ROSAMEL DEL VALLE


Venid ahora, oh tembloroso fuego robado por mí,
venid ahora que la sangre inunda la noche
y la altura donde la estrella
pavorosa crece en mí rodeada de visiones y tijeras.
Ahora
que ya no sueño ángeles ni coros, dorados universos,
pasos interrumpidos, silencios mortales,
luces entreabiertas.
¡Venid! Las lámparas de mis huertos te hicieron mío...
Lo oscuro
palpita y vive, mi piel se cubre de hojas y chispas,
mis ojos se hacen maravillosa debilidad,
mi boca cría árboles
y hasta cuando la terrible delicia del abismo
abre sus aguas
los espejos profundos me apagan la sed , y me escucho.
¡Venid! El definitivo asombro se despliega a lo lejos,
entre secretas cadenas y estatuas de ojo ardiente.
Mío es por fin el calor. Mía es la cabellera que se corre
noche adentro en el sonido de un caballo de fuego.

EL FIN DE UN BREVE ROMANCE por CHARLES BUKOWSKI


esta vez
lo intenté de pie.
normalmente no funciona
pero ahora
parecía que sí…
ella no dejaba de decir
«oh, Dios, tienes unas
piernas maravillosas!»
todo estaba bien
hasta que levantó los pies
del suelo
y atenazó mi cintura
con sus piernas.
«oh, Dios, tienes unas
piernas maravillosas!»
pesaba como 70 kilos
y se colgó de mí
mientras yo hacía mi labor.
fue cuando acabé
que sentí un dolor
subiendo por la espalda.
la empujé al sofá
y caminé por la habitación,
el dolor seguía.
«mira», le dije
«mejor vete, tengo
que revelar algunas fotos
en el cuarto oscuro».
se vistió y se fue
yo fui a la cocina
por un vaso de agua,
tomé el vaso lleno
con la mano izquierda,
el dolor se extendió
detrás de mis orejas
y se me cayó el vaso
que se hizo pedazos
en el piso.
me metí a la tina llena
de agua caliente y sales
comenzaba a relajarme
cuando sonó el teléfono,
traté de levantarme
y el dolor invadió
mi cuello y brazos,
me agarré de unos tubos
y salí
con la cabeza llena
de manchas luminosas
verdes, amarillas y
rojas.
el teléfono seguía sonando
descolgué
«¿bueno?»
«TE AMO», dijo ella.
«gracias», le dije.
«¿es todo lo que tienes que decir?»
«sí»
«come mierda», dijo y
colgó.
el amor se acaba, pensé,
mientras regresaba al
baño, más rápido incluso
que el esperma.

Jean Pierre Jeunet Tribute HD

lunes, agosto 24, 2015

156 por EMILY DICKINSON


Me quieres. Estás segura.
No temeré equivocarme.
No me despertaré engañada
una sonriente mañana
para descubrir que la luz del sol
ha desaparecido,
que los campos están desolados,
¡y que mi amada se ha ido!

No debo inquietarme. Estás segura.
Nunca llegará esa noche
en que, asustada, corro a casa, a tu lado,
y encuentro las ventanas oscuras,
y que no está mi amada.
¿Estás segura? ¿Nunca llegará?

Asegúrate de que estás segura.
Sabes que lo soportaré mejor ahora,
si me lo dices así,
que si, cuando la herida haya curado,
en este dolor que tengo,
me hieres otra vez más.

TU ALZAS TU CABEZA por ARMANDO URIBE


Tú alzas tu cabeza, tu triste cabeza encendida,
y el dïa retrocede, el tiempo retrocede,
y la aurora boreal llena la tarde.

Tú alimentas mis ojos con tu luz imprecisa
y el color de tus ojos me hace cerrar los míos
y en la tarde opalina como arroz, como ausencia,
mi cuerpo se deshace en silencio, en amor.

GRAN CORAL DE ALABANZA por BERTOLD BRECHT


1
¡Alabad la noche, las tinieblas que os rodean!
Venid todos juntos,
levantad al cielo los ojos
ahora que, el día ha acabado.
2
¡Alabad la hierba, los animales que con vosotros viven y mueren!
Pensad que el animal y la hierba
viven también
y han de morir también con vosotros.
3
¡Alabad el árbol que desde la carroña sube jubiloso hacia el cielo!
Alabad la carroña,
alabad el árbol que se la come,
pero alabad también el cielo.
5
¡Alabad el frío, las tinieblas, la descomposición!
Mirad hacia lo alto.
De vosotros no depende
y podéis morir tranquilos.
De la amabilidad del mundo
A la tierra llena de viento frío
todos llegasteis desnudos.
Sin temer cosa alguna, tiritabais
cuando una mujer os dio un pañal.
No os llamó nadie ni erais deseados.
No os fueron a buscar en carroza.
Erais desconocidos en la tierra
cuando un hombre os tomó de la mano.
A vosotros el mundo nada os debe:
fin. si queréis marcharos, nadie os retiene.
Quizá erais indiferentes para muchos,
pero a otros muchos, niños, les hicisteis llorar.
De la tierra llena de viento frío
con costras y con tiña al fin os vais.
Y casi todos habéis amado el mundo
si llegasteis a tener un palmo de esta tierra.

NOCTURNO DE LA PIPA .por MAHFUD MASSIS


Bajo este astro podrido del otoño,
como un dios seminal que llora por las mujeres,
fumo mi pipa como un pope rojo,
con aire egipcio de gladiador golpeado en la nuca.

Entre presagios y golondrinas que atraviesan la piel de la cabeza,
echo humo sobre mis obsesiones funerarias,
sobre rostros que olvidé enterrar, gruesos como marsopas,
arrastrando una flor, una peluca verde llena de pájaros,
un hueso de mono olvidado en el bolsillo.

Del fondo del cráneo me arrancan grandes huevos,
ciertas imágenes, un féretro destruido por la lluvia,
gusanos teñidos de azul por el fuego de una ojos,
un párpado seco con que miraba el mundo.

Oigo el grito de un jinete muerto, alguien se arrastra sobre una muleta
¿Quién es? Yo nada escucho.
Sólo fumo este pedazo de cerezo que me va agrietando la jeta,
cubriéndome los dientes, la nariz, como un ídolo amarillo,
y deja en mi boca un olor a caballo, a cuadrilla oscura.
Alguien, con los ojos huecos, me afeita la cabellera

Señora, por favor, no olvide los fósforos.

UNA CIUDAD MALIGNA por CHARLES BUKOWSKI


Frank bajó las escaleras. No le gustaban los ascensores.
Había muchas cosas que no le gustaban. Detestaba menos las escaleras de lo que detestaba los ascensores.
El empleado de recepción le llamó:
—¡Señor Evans! ¿Quiere venir un momento, por favor?
Asociaba la cara del empleado de recepción con un plato de gachas de maíz. Era todo lo que Frank podía hacer para no pegarle. El empleado de recepción miró a ver si había alguien en el vestíbulo, luego se acercó a él, inclinándose.
—Hemos estado observándole, señor Evans.
El empleado volvió a mirar hacia el vestíbulo, vio que no había nadie cerca, luego se aproximó de nuevo.
—Señor Evans, hemos estado observándole y creemos que está usted perdiendo el juicio.
El empleado se echó entonces hacia atrás y miró a Frank cara a cara.
—Tengo ganas de ir al cine —dijo Frank—. ¿Sabe dónde ponen una buena película en esta ciudad?
—No nos desviemos del asunto, señor Evans.
—De acuerdo, estoy perdiendo el juicio. ¿Algo más?
—Queremos ayudarle, señor Evans. Creo que hemos encontrado un trozo de su juicio, ¿le gustaría recuperarlo?
—De acuerdo, devuélvame ese trozo de mi juicio.
El empleado buscó debajo del mostrador y sacó algo envuelto en celofán.
—Aquí tiene, señor Evans.
—Gracias.
Frank lo metió en el bolsillo de la chaqueta y salió. Era una noche fresca de otoño y bajó la calle, hacia el Este. Paró en la primera bocacalle. Entró. Buscó en el bolsillo de la chaqueta, sacó el paquete y quitó el celofán. Parecía queso. Olía a queso. Dio un mordisco. Sabía a queso. Se lo comió todo. Luego salió de la calleja y volvió a seguir bajando la calle.
Entró en el primer cine que vio, pagó la entrada y se adentró en la oscuridad. Se sentó en la parte de atrás. No había mucha gente. El local olía a orina. Las mujeres de la pantalla vestían como en los años veinte y los hombres llevaban fijador en el pelo, peinado hacia atrás, apretado y liso. Las narices parecían muy largas y los hombres parecían llevar también pintura alrededor de los ojos. Ni siquiera hablaban. Las palabras aparecían debajo de las imágenes: BLANCHE ACABABA DE LLEGAR A LA GRAN CIUDAD. Un tipo de pelo liso y grasiento estaba haciendo beber a Blanche una botella de ginebra. Blanche se emborrachaba, al parecer. BLANCHE SE SENTÍA MAREADA. DE PRONTO EL LA BESO.
Frank miró a su alrededor. Las cabezas parecían balancearse por todas partes. No había mujeres. Los tipos parecían estar chupándosela unos a otros. Chupaban y chupaban. Parecían no cansarse. Los que se sentaban solos estaban al parecer meneándosela. El queso le había gustado. Ojalá el del hotel le hubiese dado más.
Y AQUEL HOMBRE EMPEZÓ A DESNUDAR A BLANCHE.
Cada vez que miraba, aquel tipo estaba más cerca de él. Cuando Frank volvía a mirar a la pantalla, el tipo se acercaba dos o tres asientos.
Y AQUEL INDIVIDUO VIOLO A BLANCHE MIENTRAS ESTA ESTABA INDEFENSA.
Volvió a mirar. El tipo estaba a tres butacas de distancia. Respiraba pesadamente. Luego, el tipo estaba ya en el asiento de al lado.
—Oh mierda —decía el tipo—, oh, mierda, oh, ooooh, ooooh, oooooh. ¡Ah, ah! ¡Uyyyyy! ¡Oh!
CUANDO BLANCHE DESPERTÓ A LA MAÑANA SIGUIENTE COMPRENDIÓ QUE HABÍA SIDO MANCILLADA.
Aquel tipo olía como si no se hubiese limpiado nunca el culo. Se inclinaba hacia él, le caían hilos de saliva por las comisuras de los labios.
Frank apretó el botón de la navaja automática.
—¡Cuidado! —le dijo a aquel tipo—. ¡Si te acercas más a lo mejor te haces daño con esto!
—¡Oh, Dios santo! —dijo el tipo. Se levantó y corrió por la fila hasta el pasillo. Luego bajó por el pasillo rápido hacia las filas delanteras. Había allí otros dos. Uno se la meneaba al otro y el otro se la chupaba. El que había estado molestando a Frank se sentó allí a mirar.
POCO DESPUÉS, BLANCHE ESTABA EN UNA CASA DE PROSTITUCIÓN.
Entonces a Frank le entraron ganas de mear. Se levantó y fue hacia el letrero: CABALLEROS. Entró. El lugar apestaba. Sintió náuseas, abrió la puerta del retrete, entró. Sacó el pijo y empezó a mear. Luego oyó un ruido.
—Oooooh mierda oooooh mierda ooooh ooooooh Dios mío es una serpiente una cobra oooh Dios mío oooh oooh!
En la partición que separaba los waters había un agujero. Vio el ojo de un tipo. Desvió el pijo y meó por el agujero.
—¡Ooooh ooooh, marrano! —dijo el tipo—. ¡Oooh eres un salvaje, un cacho mierda!
Oyó al tipo arrancar el papel higiénico y limpiarse la cara. Luego el tipo empezó a llorar. Frank salió del retrete y se lavó las manos. No le apetecía ya ver la película. Salió y volvió andando al hotel. Entró. El empleado de recepción le hizo una seña.
—¿Sí? —preguntó Frank.
—Por favor, señor Evans, lo siento mucho. Sólo era una broma.
—¿El qué? —Ya sabe.
—No, no sé.
—Bueno, lo de que estaba perdiendo el juicio. Es que he estado bebiendo, sabe. No se lo diga a nadie, si no me echarán. Es que estuve bebiendo. Ya sé que no está usted perdiendo el juicio. No era más que una broma.
—Sí estoy perdiendo el juicio —dijo Frank—. Y gracias por el queso.
Luego se volvió y subió las escaleras. Cuando llegó a la habitación, se sentó a la mesa. Sacó la navaja automática, apretó el botón, miró la hoja. Sólo estaba afilada, muy bien, por un lado. Podía clavar y cortar. Apretó de nuevo el botón y guardó la navaja en el bolsillo. Luego cogió pluma y papel y empezó a escribir:
Querida madre:
Esta es una ciudad maligna. Controlada por el Diablo. Hay sexo por todas partes y no se utiliza como instrumento de Belleza según los deseos de Dios, sino como instrumento de Maldad. Sí, la ciudad ha caído sin duda en manos del demonio, en manos del Maligno. Obligan a las jóvenes a beber ginebra y luego las desfloran y las obligan a entrar en casas de prostitución. Es terrible. Es increíble. Tengo el corazón destrozado.
Ayer estuve paseando a la orilla del mar. No exactamente a la orilla sino por unos acantilados, y luego me detuve y me senté allí respirando toda aquella Belleza. El mar, el cielo, la arena. La vida se convirtió en Bendición Eterna. Luego sucedió algo aún más milagroso. Tres pequeñas ardillas me vieron desde abajo y empezaron a subir por el acantilado. Vi sus caritas atisbándome desde detrás de las rocas y desde las hendiduras de los acantilados mientras subían hacia mí. Por último llegaron a mis pies. Sus ojos me miraban. Nunca, madre, he visto ojos más bellos... tan libres de Pecado: todo el cielo, todo el mar. La Eternidad estaba en aquellos ojos. Por último, me moví y ellas…
Alguien llamaba a la puerta. Frank se levantó, se acercó a la puerta, la abrió. Era el empleado de recepción.
—Por favor, señor Evans, tengo que hablar con usted.
—Muy bien, pase.
El recepcionista cerró la puerta y se quedó plantado frente a Frank. El empleado de recepción olía a vino.
—Por favor, señor Evans, no le hable al encargado de nuestro malentendido.
—No sé de qué me habla usted.
-—Es usted un gran tipo, señor Evans. Es que, sabe, he estado bebiendo.
—Le perdono. Ahora váyase.
—Hay algo que tengo que decirle, señor Evans.
—Está bien. ¿De qué se trata?
—Le quiero, señor Evans.
—¿Cómo? ¿Querrá decir usted que aprecia mi carácter, verdad?
—No, su cuerpo, señor Evans.
—¿Qué?
—Su cuerpo, señor Evans. ¡No se ofenda, por favor, pero quiero que usted me dé por el culo!
—¿Qué?
—QUE ME DE POR EL CULO, señor Evans. ¡Me ha dado por el culo la mitad de la Marina de los Estados Unidos! Esos muchachos saben lo que es bueno, señor Evans. No hay nada como un buen ojete.
—¡Salga usted inmediatamente de esta habitación!
El recepcionista le echó a Frank los brazos al cuello, luego posó su boca en la de Frank. La boca del empleado de recepción estaba muy húmeda y fría. Apestaba. Frank le dio un empujón.
—¡Sucio bastardo! ¡ME HAS BESADO!
—¡Le amo, señor Evans!
—¡Cerdo asqueroso!
Frank sacó la navaja, apretó el botón, surgió la hoja y Frank la hundió en el vientre del empleado de recepción. Luego la sacó.
—Señor Evans... Dios mío...
El empleado cayó al suelo. Se sujetaba la herida con ambas manos intentando contener la sangre.
—¡Cabrón! ¡ME HAS BESADO!
Frank se agachó y bajó la cremallera de la bragueta del empleado de recepción. Luego le cogió el pijo, lo estiró y cortó unos tres cuartos de su longitud.
—Oh Dios mío Dios mío Dios mío... —dijo el empleado.
Frank fue al baño, y tiró el trozo de carne en el water. Luego tiró de la cadena. Luego se lavó meticulosamente las manos con agua y jabón. Salió, se sentó otra vez a la mesa. Cogió la pluma.
...se fueron pero yo había visto la Eternidad.
Madre, debo irme de esta ciudad, de este hotel: el Diablo controla casi todos los cuerpos. Volveré a escribirte desde la próxima ciudad... quizá sea San Francisco o Portland, o Seattle. Tengo ganas de ir hacia el Norte. Pienso continuamente en ti y espero que seas feliz y te encuentres bien de salud, y que nuestro Señor te proteja siempre.
Recibe todo el cariño de tu hijo
Frank.
Escribió la dirección en el sobre, lo cerró, puso el sello y luego metió la carta en el bolsillo interior de la chaqueta que estaba colgada en el armario. Luego, sacó una maleta del armario, la colocó en la cama, la abrió, y empezó a hacer el equipaje.

jueves, agosto 06, 2015

FELIZ CUMPLEAÑOS por CHARLES BUKOWSKI


Cuando Wagner era un viejo se dio una fiesta de cumpleaños en su honor y se tocaron un par de incidentales composiciones juveniles.
Después preguntó: "¿quién escribió éstas?"
"tú", le dijeron.
"ah", respondió
"es como siempre había sospechado: la muerte entonces tiene algo de virtud".

MAÑANA DE EMBRIAGUEZ por JEAN ARTHUR RIMBAUD


¡Oh mi Bien! ¡Oh mi Bello! ¡Charanga atroz en la que ya no tropiezo! ¡Mágico potro de
tormento! ¡Hurra por la obra inaudita y por el cuerpo maravilloso, por la primera vez!
Empezó bajo las risas de los niños, acabará por ellas. Este veneno ha de permanecer en
todas nuestras venas aun cuando, agriada la fanfarria, seamos devueltos a la antigua
armonía. ¡Oh, ahora nosotros, tan digno de estas torturas!, recojamos fervientemente esta
sobrehumana promesa hecha a nuestro cuerpo y a nuestra alma creados: ¡esa promesa,
esa demencia! ¡La elegancia, la ciencia, la violencia! Se nos ha prometido enterrar en la
sombra el árbol del bien y del mal, deportar las honestidades tiránicas, con el fin de que
trajésemos nuestro purísimo amor. Empezó con ciertas repugnancias y acabó, -al no
poder agarrar en el acto esa eternidad, - acabó por una desbandada de perfumes.
Risa de niños, discreción de esclavos, austeridad de vírgenes, horror por las figuras y
los objetos de aquí, ¡sacrosantos seáis por el recuerdo de esta vigilia! Empezaba con la
mayor zafiedad, y concluye por ángeles de llama y de hielo.
Breve vigilia de embriaguez, ¡santa!, aunque sólo fuera por la máscara con que nos has
gratificado. ¡Nosotros te afirmamos, método! No olvidamos que ayer has glorificado cada
una de nuestras edades. Tenemos fe en el veneno. Sabemos dar nuestra vida entera todos
los días.
He aquí el tiempo de los Asesinos.

SIN SUEÑOS por CHARLES BUKOWSKI


Las camareras de pelo gris en los cafés por la noche se rindieron, y mientras camino por las veredas de la luz y miro las ventanas de las casas de las enfermeras puedo ver que ya no es con ellas. Veo gente sentada en los bancos de la plaza y puedo ver por la manera en que se sientan y miran que se acabó. Veo gente manejando autos y veo por la manera en que manejan sus autos que ni aman ni son amados ni consideran el sexo está todo olvidado como una vieja película. Veo gente en las tiendas y supermercados caminando por los pasillos comprando cosas y puedo ver por la manera en que les queda la ropa y por la manera en que caminan y por sus caras y sus ojos que no les importa nada y nada se preocupa por ellos puedo ver cien personas por día que se rindieron del todo si voy al hipódromo o a algún espectáculo deportivo puedo ver miles que no sienten nada por nada o por nadie y no reciben ningún sentimiento.
Por todas partes veo a aquellos que no mendigan nada sino comida, refugio y ropa, ellos se concentran en eso, sin sueños. No entiendo por qué esa gente no desaparece no entiendo por qué esa gente no expira por qué las nubes no los asesinan o por qué los perros no los asesinan o por qué las flores y los niños no los asesinan, no entiendo supongo que ya están asesinados sin embargo, no puedo acomodarme al hecho de que existan porque son demasiados cada día cada noche hay más de ellos en los subtes en los edificios en los parques no sienten terror por no amar o por no ser amados. Tantas tantas tantas de mis criaturas compañeras.

HIMNO por PERE GIMFERRER


Contemplo el sol y el ritmo del cerezo
que estremece sus ramas. Circe, Circe
¿son tuyos estos ojos que puntean
la mies, como una noche? No los cierres
mas hiñe en mí, oh espada y fiel del día,
oh manopla en mi rostro, viva máscara,
ocre dogal, oh cepo por quien somos
más que quien somos, claridad de un vientre!
Cristal, mercurio, tarde: ¡cómo pesa
en mis hombros el cobre incandescente
de la fruta en sazón! Dicen del hombre
que no puede consigo. En todo caso
no con su juventud, rosa sin número.
Y debe ser. Volvían viñadores
y aún el cielo iba rojo por poniente
con sentido de hoz. Siégame, siega
en los ojos y el sexo, a flor de piel,
como puntazo o ácida sutura
al borde mismo de los labios. Viene
un sordo rumor, megáfonos, sirenas,
pesquerías lejanas. Puede el mar
saber más que nosotros, y sentencia
con su fulgor de escualo. Arena, calcio,
madréporas dormidas, oh columna
del pasado y presente, estancia yerta
donde la luz se esfuma, nieve o sauce!
Mas ¿qué redime el tiempo? Piedra, mies,
oro mortal, ajorca, qué presea
para el rubio Azrael, tiza y carbono.
A lo lejos relámpagos invocan,
cárdenas trompas. Voluntad de púrpura
sobre mis hombros, voluntad de ser
más que yo mismo, escudo de ojos tristes.
Oh voluntad de estío en llamas. Muerte,
sobre la mies soy tuyo.

miércoles, agosto 05, 2015

UN AHOGADO PENSATIVO A VECES DESCIENDE por OSCAR HAHN


flottaisoll bleme et ravie 
A. Rimbaud

hay un muerto flotando en este río
 y hay otro muerto más flotando aquí: 
esta es la hora en que los pobres símbolos 
huyen despavoridos: mira el agua 

hay otro muerto más notando aquí 

alguien corre gritando un nombre en llamas 
que sube a tientas y aletea y cae 
dando vueltas e ilumina la noche 

hay otro muerto más flotando aquí 

caudaloso de cuerpos pasa el río: 
almas amoratadas hasta el hueso 
vituperadas hasta el desperdicio 

hay otro muerto más flotando aquí 

duerme flotación pálida: desciende 
a descansar: la luna jorobada 
llena el aire de plata leporina 

tomados de la mano van los muertos 
caminado en silencio sobre el agua


FLORENCIA SMITHS - DISIDENTE

OSCAR HAHN - DISIDENTE

YO por CHARLES BUKOWSKI


las mujeres no saben amar,
me dijo. tú sabes amar
pero las mujeres sólo quieren
chupar sangre,
lo sé porque soy
mujer.
ja ja ja, reí.
así que no te preocupes por haber roto
con Susan
porque ella le chupará la sangre
a otro.
platicamos largo rato
después me despedí
colgué
entré al baño
y expulsé una buena cagada.
pensé, bien,
todavía estoy vivo
tengo habilidad para expulsar deshechos
de mi cuerpo y poemas.
tan pronto como esto pase
tendré capacidad para superar
traiciones
soledad
padrastro
aplausos
y las noticias económicas
de la sección financiera.
entonces
me levanté
me limpié
me enjuagué
y pensé:
es cierto:
sé cómo amar
me subí los pantalones y
me fui al cuarto.

LA SUERTE NO ERA DAMA PARA MÍ por CHARLES BUKOWSKI


Siendo medianamente joven me sentaba en los bares poniéndome hasta las orejas pensando en algo que pudiera sucederme, quiero decir, intentaba con las damas: “oye, muñeca, escucha, los vendedores ambulantes lloran por tu belleza…” o algo así.
Ellas nunca volteaban, miraban hacia el frente, justo hacia el frente, aburridas.
“oye, muñeca, escucha, soy un genio, ja, ja…”
Calladas frente al espejo del bar, estas mágicas criaturas, estas sirenas secretas, de grandes piernas, estallando desde sus vestidos, usando brillantes tacones como dagas, pendientes, bocas de fresa, sentadas ahí, sentadas ahí, sentadas ahí.
Una de ellas me dijo: “me aburres.”
“no, muñeca, estás atrasada…”
“oh, cállate…”
Entonces entraba el galán, algún tipo pulcro con traje, bigote de lápiz, corbata de moño; delgado, ligero, musical, delicado y tan sabihondo y todas las damas comenzaban a llamarlo por su nombre: “oh, Murray, Murray” o algo así.
“qué tal, muchachas!”
Siempre supe que podía derribar a uno de esos jodidos pero eso difícilmente hubiese tenido relevancia entre la suma total de cosas, las damas simplemente se reunían alrededor de Murray (o algo así) y continuaban ordenando bebidas, compartiendo la música de la sinfonola y escuchando la risa de sus bromas privadas que yo difícilmente podía oír.
Yo me preguntaba cuántas cosas maravillosas me estaba perdiendo, el secreto de la magia, algo que ellos conocían, y me sentí otra vez como el idiota en el patio de la escuela, a veces un hombre nunca sale de ahí -queda marcado, uno se da cuenta con un simple vistazo
Y así me excluían, “soy el rostro perdido de Jano,”  pude haber dicho en algún momento de silencio. Para ser, por supuesto ignorado.
Ellos enfilaban hacia sus carros en el estacionamiento trasero fumando riendo para alejarse hacia una consumada victoria eterna
Dejándome para seguir bebiendo yo solo sentado ahí con el rostro del cantinero cerca del mío:
“ÚLTIMA RONDA!”
Su carnoso rostro indiferente de pacotilla bajo la luz barata
Después de mi último trago salía hacia mi carro de diez años de edad junto a la banqueta subía y manejaba siempre cuidadosamente hacia mi cuarto de alquiler
Recordando el patio de la escuela de nuevo, durante el recreo, me escogían al último
Para el juego de beisbol, el mismo sol brillando sobre mí igual que sobre ellos, luego oscurecía, la mayoría de la gente del mundo reunida; mi cigarrillo colgante, y yo escuchaba el sonido del motor.

OFELIA por JEAN ARTHUR RIMBAUD


  I

En las aguas profundas que acunan las estrellas,
blanca y cándida, Ofelia flota como un gran lilio,
flota tan lentamente, recostada en sus velos...
cuando tocan a muerte en el bosque lejano.

Hace ya miles de años que la pálida Ofelia
pasa, fantasma blanco por el gran río negro;
más de mil años ya que su suave locura
murmura su tonada en el aire nocturno.

El viento, cual corola, sus senos acaricia
y despliega, acunado, su velamen azul;
los sauces temblorosos lloran contra sus hombros
y por su frente en sueños, la espadaña se pliega.

Los rizados nenúfares suspiran a su lado,
mientra ella despierta, en el dormido aliso,
un nido del que surge un mínimo temblor...
y un canto, en oros, cae del cielo misterioso.

 II

¡Oh tristísima Ofelia, bella como la nieve,
muerta cuando eras niña, llevada por el río!
Y es que los fríos vientos que caen de Noruega
te habían susurrado la adusta libertad.

Y es que un arcano soplo, al blandir tu melena,
en tu mente traspuesta metió voces extrañas;
y es que tu corazón escuchaba el lamento
de la Naturaleza ––son de árboles y noches.

Y es que la voz del mar, como inmenso jadeo
rompió tu corazón manso y tierno de niña;
y es que un día de abril, un bello infante  pálido,
un loco mísero, a tus pies se sentó.

Cielo, Amor, Libertad: ¡qué sueño, oh pobre Loca!.
Te fundías en él como nieve en el fuego;
tus visiones, enormes, ahogaban tu palabra.
––Y el terrible Infinito espantó tu ojo azul.

 III

Y el poeta nos dice que en la noche estrellada
vienes a recoger las flores que cortaste,
y que ha visto en el agua, recostada en sus velos,
a la cándida Ofelia flotar, como un gran lis.

A UNA MUJER por PAUL VERLAINE


A usted, estos versos, por la consoladora gracia
De sus ojos grandes donde se ríe y llora un dulce sueño;
A su alma pura y buena, a usted
Estos versos desde el fondo de mi violenta miseria.

Y es que, ¡ay!, la horrible pesadilla que me visita
No me da tregua y, va, furiosa, loca, celosa,
Multiplicándose como un cortejo de lobos
Y se cuelga tras mi sino, que ensangrienta.

Oh, sufro, sufro espantosamente, de tal modo
Que el primer gemido del hombre
Arrojado del Edén es una égloga al lado del mío.

Y las penas que usted pueda tener son como
Las golondrinas que un cielo al mediodía,
Querida, en un bello día de septiembre tibio.

martes, agosto 04, 2015

LA DIOSA DE 1.80 por CHARLES BUKOWSKI


Soy un hombre grande
supongo que por eso mi mujer
se ve pequeña
es una diosa de 1.80
que vende bienes raíces
y arte
y vuela desde Texas para verme
y yo a Texas
para verla
aunque es pequeña
sobra de dónde agarrarle
y yo no me detengo
y agarro,
y le jalo los pelos
soy un verdadero macho
chupo su labio superior
su sexo
su alma
la penetro y le digo
«voy a dispararte
jugo blanco caliente. No vine hasta
Galveston para jugar
ajedrez».
más tarde estamos trenzados como hiedras
humanas
mi brazo izquierdo bajo la almohada
mi brazo derecho sobre su costado
sujeto sus dos manos
y mi pecho
panza
huevos
y pito
se enredan dentro de ella
y a través de nosotros
en la oscuridad
pasan rayos
de atrás hacia adelante
de atrás hacia adelante
hasta que me desplomo
y nos dormimos.
Es salvaje
pero amable
mi diosa de 1.80
me hace reír
la risa del mutilado
que aún necesita amor
sus benditos ojos
se pierden
en la profundidad de su cabeza
como manantiales de montaña
lejanos
calmos, bondadosos.
ella me ha salvado
de todo lo que
me espera afuera.

EN LA GRAN OSCILACION por FERNANDO PESSOA


En la gran oscilación
Entre creer y no creer,
El corazón se trastorna
Lleno de nada saber

Y, ajeno a lo que sabía
Por no saber lo que es,
Sólo un instante le cabe
Que es el conocer la fe-

Fe que los astros conocen
Porque es la araña que está
 En la tela que ellos tejen,
Y es vida que había ya.

¿DONDE ME LLEVAS ARTE MIO? por MARIO LUZI


¿Dónde me llevas, arte mío,
a qué remoto
desértico territorio
de repente me arrojas?

¿A qué paraíso de salud,
de luz y libertad,
arte, mediante hechizo me escoltas?

¿Mío? no es mío este arte,
lo practico, lo afino,
le abro las reservas
humanas del dolor,
divino de ardor
me provee
y de contemplación
cuando en él me hundo.

¡Oh mi indescifrable condición,
mi insostenible encarnación!

GRISTENIA por OLIVERIO GIRONDO


Noctivozmusgo insomne
del yo más yo refluido a la gris ya desierta tan médano
evidencia
gorgogoteando noes que plellagan el pienso
contra las siempre contras de la posnáusea obesa
tan plurinterroído por noctivagos yoes en rompiente
ante la afauce angustia
con su soñar rodado de hueco sino dado de dado ya
tan
dado
y su yo solo oscuro de pozo lodo adentro y
microcosmos tinto por la total gristenia.

lunes, agosto 03, 2015

QUIEN SABE por MARIO BENEDETTI


¿Te importa mucho que dios exista?
¿te importa que una nebulosa te dibuje el destino?
¿que tus oraciones carezcan de interlocutor?
¿que el gran hacedor pueda ser el gran injusto?
¿que los torturadores puedan ser hijos de dios?
¿que haya que amar a dios sobre todas las cosas
y no sobre todos los prójimos y prójimas?
¿Has pensado que amar al dios intangible
suele producir un tangible sufrimiento
y que amar a un palpable cuerpo de muchacha
produce en cambio un placer casi infinito?
¿acaso creer en dios te borra del humano placer?
¿habrá dios sentido placer al crear a eva?
¿habrá adán sentido placer cuando inventó a dios?
¿acaso dios te ayuda cuando tu cuerpo sufre?
¿o no es ni siquiera una confiable anestesia?
¿te importa mucho que dios exista? ¿o no?
¿su no existencia sería para ti una catástrofe
más terrible que la muerte pura y dura?
¿te importará si te enteras que dios existe
pero está inmerso en el centro de la nada?
¿te importará que desde el centro de la nada
se ignore todo y en consecuencia nada cuente?
¿te importaría la presunción de que si
bien tú existes dios quién sabe?

LA NOCHE por EDUARDO GALEANO



No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada
entre los párpados
Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer
atravesada en la garganta.
Arránqueme, Señora, las ropas y las dudas. Desnúdeme,
desnúdeme.
Yo me duermo a la orilla de una mujer: yo me duermo
a la orilla de un abismo.

Me desprendo del abrazo, salgo a la calle.
En el cielo, ya clareando, se dibuja, finita, la luna.
La luna tiene dos noches de edad.
Yo, una.

APRENDER A NADAR por GABRIEL CELAYA


Mientras otros piensan qué se debe hacer,
yo hago.
Mientras otros discuten qué está bien, qué está mal,
yo sigo en lo real.
Mientras otros debaten qué se debe cambiar,
yo cambio.
Mientras otros piensan, yo, sin pensar,
canto.

IMPROVISACION EN BEIJING por ALLEN GINSBERG


Escribo poesía porque la palabra inglesa Inspiración proviene
             del Latín: Spiritus, aliento, deseo respirar en libertad.
Escribo poesía porque Walt Whitman le otorgó permiso al mundo
             para que hablara con candor.
Escribo poesía porque Walt Whitman abrió el verso de la poesía
             a la respiración sin obstáculos.
Escribo poesía porque Ezra Pound vio una torre de marfil, apostó al
             caballo equivocado, les dio a los poetas su autorización
             para que escriban su lengua hablada vernácula.
Escribo poesía porque Pound les indicó a los jóvenes poetas
             occidentales que observaran a los chinos escribiendo palabras
             dibujos.
Escribo poesía porque W.C. Williams viviendo en Rutherford escribió
             a la manera de New Jersey "Te patio l’ojo", preguntando
             luego ¿cómo podemos medirlo en pentámetro yámbico?
Escribo poesía porque mi padre era un poeta mi madre de Rusia
              hablaba comunista, murió en un loquero.
Escribo poesía porque mi joven amigo Gary Snyder se sentó a mirar
             sus pensamientos como una parte del fenomenal mundo
             externo del mismo modo que lo hicieron los integrantes de esa mesa redonda en el 84.
Escribo poesía porque sufro, nacido para morir, cálculos en los
             riñones, presión alta,
             todo el mundo sufre.
Escribo poesía porque sufro confusión no sabiendo qué es lo que
             piensan los otros.
Escribo porque la poesía puede revelar mis pensamientos, cura mi
             paranoia también la paranoia de otras personas.
Escribo poesía porque mi mente vaga sometida al sexo la política la
             meditación en el Dharma.
Escribo poesía para retratar con precisión mi propia mente.
Escribo poesía porque tomé los cuatro votos de Bhodhisattva:
             innumerables en el universo son las criaturas Sensibles
             para liberar, infinitas mi propia codicia ira ignorancia
             que deseo atravesar, incontables son las situaciones en que me hallo mientras el cielo está                    O.K. y los senderos de la mente despierta no tienen fin.
Escribo porque esta mañana desperté temblando de miedo ¿Qué
             podría decir yo en China?
Escribo poesía porque los poetas rusos Mayakovsky y Yesenin se
             suicidaron, alguien más debe hablar.
Escribo poesía porque mi padre recitando a Shelley poeta inglés y a
            Vachel Lindsay poeta norteamericano dio el ejemplo –gran
            viento inspiración aliento.
Escribo poesía porque escribir de asuntos sexuales estaba prohibido
            en los Estados Unidos de América.
Escribo poesía porque los millonarios en el Este y el Oeste viajan en
            limosinas Rolls Royce, los pobres no tienen suficiente dinero
            para arreglarse los dientes.
Escribo poesía porque mis genes y cromosomas se enamoran de
            muchachos, nunca de jóvenes mujeres.
Escribo poesía porque no tengo ninguna responsabilidad Dogmática
            de un día para el otro.
Escribo poesía porque quiero estar solo y quiero hablar con la gente.
Escribo poesía para contestarle a Whitman, jóvenes dentro de diez
            años, hablen con las tías viejas y tíos aún con vida en Newark, New Jersey.
Escribo poesía porque en 1939 escuchaba por radio Blues Negros,
             Leadbelly y Ma Rainey.
Escribo poesía inspirado por las juveniles alegres canciones de los
             Beatles que han envejecido.
Escribo poesía porque Chuang-tzu no podía distinguir si era mariposa
             o hombre, Lao-tzu dijo el agua fluye colina abajo, Confucio
             dijo honra a tus mayores, yo deseaba honrar a Walt Whitman.
Escribo poesía porque el exceso de ovejas y hacienda en las tierras de
             pastoreo destruye desde Mongolia hasta el Salvaje Oeste los
             nuevos pastos y la erosión es la creadora de los desiertos.
Escribo poesía usando zapatos animales.
Escribo poesía "Primer pensamiento, mejor pensamiento," siempre.
Escribo poesía porque las ideas no son comprensibles excepto cuando
             se manifiestan en pequeñísimos detalles: "Ninguna idea más
             que en las cosas."
Escribo poesía porque el Lama Tibetano dice. "Las cosas son símbolos
             de sí mismas."
Escribo poesía porque los periódicos titulan un agujero negro en el
             centro de nuestra galaxia, somos libres para darnos cuenta.
Escribo poesía porque las Guerras Mundiales I y II, bomba nuclear y
             la Guerra Mundial III si la deseamos, yo no la necesito.
Escribo poesía porque mi primer poema Aullido que no pensaba
             publicar fue llevado a proceso por la policía.
Escribo poesía porque mi segundo poema largo Kaddish honraba el
             parinirvana de mi madre en un hospital para enfermos mentales.
Escribo poesía porque HITLER mató a seis millones de Judíos, soy
             Judío.
Escribo poesía porque Moscú informó que Stalin envío al exilio en
             Siberia a 20 millones de Judíos e intelectuales, 15 millones
             nunca regresaron a los cafés de San Petersburgo.
Escribo poesía porque canto cuando me siento solo.
Escribo poesía porque Walt Whitman dijo, "¿Yo me contradigo?" Muy
             bien entonces yo me contradigo. (Tengo buen tamaño,
             contengo multitudes.)
Escribo poesía porque mi mente se contradice a sí misma, un minuto
             está en Nueva York, al otro minuto en los Alpes Dináricos.
Escribo poesía porque mi cabeza contiene 10.000 pensamientos.
Escribo poesía porque ninguna razón ningún porqué.
Escribo poesía porque es la mejor manera de decir todo lo que tenés
             en mente en 6 minutos o durante el transcurso  de una vida.

ILEANA: por ERNESTO CARDENAL


la galaxia de Andrómeda,
a 700.000 años luz
que se puede mirar a simple vista
en una noche clara
está más cerca que tú.

Otros ojos solitarios estarán
mirándome desde Andrómeda,
en la noche de ellos. Yo a ti no te veo.

Ileana: la distancia es tiempo, y el tiempo vuela.

A 200 millones de millas por hora el universo
se está expandiendo hacia la Nada
y tú estás lejos de mí como a millones de años.

TU por CHARLES BUKOWSKI


eres una bestia, dijo ella
con tu enorme panza blanca
y esos pies peludos
nunca te cortas las uñas además tienes manos
regordetas
garras de gato
nariz roja brillosa
y los huevos más grandes
que he visto en mi vida disparas esperma como
una ballena arroja agua
del orificio de su espalda
bestia bestia bestia
luego me besó
¿qué quieres de
desayunar?

LA QUEMADURA- CANTO 7 por JACQUES ANCET


Cada día una sílaba tras otra
palabras que sirven para saber
que escribes y acudir a la llamada
al eco llegado no sé de dónde
como cabo de hilo apenas visible
del que tiras y se mueve resiste
y que hay que atraer suavemente pero
no romperlo y no comprendes por qué
aquí donde menos te lo esperabas
por qué así hoy y por qué a este ritmo
que no controlas bien ya que te arrastra
o te atraviesa hacia lo que ignoras
como un camino que sin seguir trazas
porque no existe y que haces con pasos
palabras e imágenes que son tuyas
con el paisaje que viene a tu encuentro
no sabes nada y sabes que te espera
algo que es como una mañana llena
de luz un silencio o un rostro que se
inclina es el sol no puedes verlo
o esta blancura vas hacia su encuentro
tu cuerpo es tan ligero que es el mundo
está la montaña como una mano
el aire es como un monte de frescura
cada palabra es una quemadura
dices eres aire eres colina eres
la vida contra la muerte me quemas
no escribo para mañana ni para
el futuro sino para el ahora
para que el sí atraviese el no y éste
sea la fuerza del sí y resistir
a las voces que en mi voz hablan y oigo
poniendo sus palabras en mi boca
babeo bullen bobadas nonadas
escribo para escupir y arrancarme
la lengua y que haya otra vez quemadura
de lo que ignoro de lo que sin tregua
comienza alguien al abrirse el siglo
dijo que en la palabra no hay étimo
sino un puro milagro y era un sabio
este hombre-verbo maestro en espejos
de mil reflejos donde brilló el mundo
un instante y quién añadió que escribir
es la vida al tomar de sí conciencia
hormigas nebulosas electrones
piedras pirámide silla olvidada
una tarde en una calle desierta
el gesto desdoblado de una mano
trazando en el papel su propia imagen
juntos en el mismo fulgor tu cuerpo
mi cuerpo ni tú ni yo tú me quemas
para que obre la quemadura escribo
para saber que te veo y te toco
y que somos el mismo devenir

TIRONES por JACQUES DUPIN


Lengua de pan negro y agua pura,
cuando una azada te revuelve
el cielo entra en actividad.
Nuestros brazos enamorados ennegrecen,
nuestros brazos obreros se anudan.
Sólo la fuerza
de volcarse en el barranco
nuestro cadáver sucesivo
y mi biblioteca de piedras.
*
Tu nuca, más abajo que la piedra,
tu cuerpo más desnudo
que esta mesa de granito…
Sin el trueno de una sola de tus pestañas,
¿te habrías vuelto la misma
lisa e imperceptible enemiga
en el polvo de la carretera
y la memoria del glaciar?
Amores anfractuosos, volved,
rasgad el cuerpo clarividente.
*
Con la inmovilidad convertida en
un viaje puro y afilado,
tú esperas tu degollación
por el hacha de las tinieblas
de este cielo monótono y loco.
Ah, que brote y vuelva a caer,
tu sangre ciclópea
sobre las labranzas exhaustas,
¡y nuestros labios muertos!

ALMA DESNUDA por ALFONSINA STORNI


Soy un alma desnuda en estos versos,
Alma desnuda que angustiada y sola
Va dejando sus pétalos dispersos.

Alma que puede ser una amapola,
Que puede ser un lirio, una violeta,
Un peñasco, una selva y una ola.

Alma que como el viento vaga inquieta
Y ruge cuando está sobre los mares,
Y duerme dulcemente en una grieta.

Alma que adora sobre sus altares,
Dioses que no se bajan a cegarla;
Alma que no conoce valladares.

Alma que fuera fácil dominarla
Con sólo un corazón que se partiera
Para en su sangre cálida regarla.

Alma que cuando está en la primavera
Dice al invierno que demora: vuelve,
Caiga tu nieve sobre la pradera.

Alma que cuando nieva se disuelve
En tristezas, clamando por las rosas
Con que la primavera nos envuelve.

Alma que a ratos suelta mariposas
A campo abierto, sin fijar distancia,
Y les dice libad sobre las cosas.

Alma que ha de morir de una fragancia,
De un suspiro, de un verso en que se ruega,
Sin perder, a poderlo, su elegancia.

Alma que nada sabe y todo niega
Y negando lo bueno el bien propicia
Porque es negando como más se entrega,

Alma que suele haber como delicia
Palpar las almas, despreciar la huella,
Y sentir en la mano una caricia.

Alma que siempre disconforme de ella,
Como los vientos vaga, corre y gira;
Alma que sangra y sin cesar delira
Por ser el buque en marcha de la estrella.

TRAZUMOS por OLIVERIO GIRONDO


Las vertientes las órbitas han perdido la tierra los
espejos los brazos los muertos las amarras
el olvido su máscara de tapir no vidente
el gusto el gusto el cauce sus engendros el humo cada
dedo las fluctuantes paredes donde amanece el vino
las raíces la frente todo canto rodado
su corola los muslos los tejidos los vasos el deseo los
zumos que fermenta la espera
las campanas las costas los trasueños los huéspedes
sus panales lo núbil las praderas las crines la lluvia las
pupilas
su fanal el destino
pero la luna intacta es un lago de senos que se bañan
tomados de la mano.

DANZA MACABRA por ANDRES MORALES


Dios nunca juega a los dados,
pero los carga de muerte.
Dios nunca juega a las cartas,
aunque a su hijo lo cuelguen.
Dios ya no lee las manos
ni traduce cenizas.

Dios tan sólo bosteza
mientras la danza macabra
nunca se acaba en la sangre.

domingo, agosto 02, 2015

NO LE DEBO NADA A BOLAÑO Y OTROS DELIRIOS DE NICOLAS CRUZ VALDIVIESO: UNA ATRAYENTE NARRATIVA por EDUARDO J. FARIAS ALDERETE


Más allá de lo llamativo del título, la narrativa de Nicolás Cruz Valdivieso nos presenta en nueve relatos un oficio  vigoroso y un iter que abarca parte importante de la condición humana. Desde los gestos de la humanidad más profunda como en el “Príncipe Mongol” recorriendo por lo anecdótico casi onírico y místico en la “Pierna de Rimbaud” los sentimientos que se conjugan en los barrios bajos con acento en una atemporalidad aplicable  al espíritu  en “Flores  del Riachuelo”, el horror y la bajeza que embarga a las masas como en “Aprendices de Chacal” las deformaciones del oficio  que al lector provocará más de alguna risa de buena gana como en “Un Asunto de Principios”, la sordidez de una doble vida en “Tienes que contarme tu secreto”, lo gracioso que puede resultar la desgracia sexual del prójimo en “El oficinista”, la historia nos demuestra lo amargo e injusto que puede ser el destino en “El Tango más amargo”, rematando con un cuento  de muy buena factura y que es la mejor muestra de la narrativa de Cruz Valdivieso: “No le debo nada a Bolaño”.

Como narrador este autor se preocupa más en el fondo sin descuidar la forma, la que es precisa, directa y pulcra, el lector puede confiar que al leer la primera frase de esta prosa no se detendrá hasta culminar con la historia que le apasionó por unos minutos y que le dejará una sensación distinta por cada relato al que se enfrente, como si de cuadros se trata, los trazos de la prosa  y las narraciones en primera persona son de los recursos que dirigidos de correcta forma conquistan la buena lectura.

La visita de grandes y señeros personajes como Rimbaud, Gardel, Bolaño  y otros, forman parte de un soporte a algunas historias que con amenidad hacen de este conjunto de relatos algo muy atrayente: “Mientras la carroza se perdía y recuperaban el aliento, vieron, a medida que la nube de tierra se disipaba del aire, la silueta de un hombre, que caminaba a paso lento hacia ellos, ayudado por una muleta de madera. Gerard supo antes de ver su cara que era el hombre que poblaba sus sueños.” Lo onírico nos  guía al poeta.

O el aciago día en que un accidente aéreo nos arrancó al mejor cantante de tango que haya existido (opinión muy personal): “Esa fue mi triste despedida del Zorzal, del hermoso y querido morocho del Abasto. Al despertarme a la mañana siguiente mi mujer me entregó un sobre con mi nombre escrito por su letra, en el que había una carta que sólo decía: «Cuidámelo bien, es mi favorito». La cercanía con que el narrador transmite  esta intimidad es la que en definitiva embarga al lector.

Respecto a Bolaño, sería un pecado hablar de él y como se abraza su figura histórica y literaria, llegando a su sustrato real y humano.

El prometedor oficio de Cruz Valdivieso, nos entrega “No le debo nada a Bolaño”, recomendable para el lector común y para el amante de la narrativa.


NO LE DEBO NADA A BOLAÑO y OTROS DELIRIOS. AUTOR: NICOLAS CRUZ VALDIVIESO. De  Editorial EMERGENCIA NARRATIVA, 2015.

ES QUE ES USTED EL QUE NO DESCUBRE QUE TRAS CADA PALABRA DEL PRESENTE POEMA EXISTE UN MUNDO SIN CATEGORIAS por ERICK POHLHAMMER




                                                                     “El tiempo es la imagen móvil de la eternidad ’’.
                                                                                                                              Platón
Usted no tiene la culpa
De sentirse culpable
De no saber leer. Sabe
Leer
Mas no lo suficiente.
Considere esta linea como la iúnica posible.
Se anticipa le pasa igual que en la vida.
No sabe ir al paso de las palabras.
Siente que si no se apura va a perderse algo.
Ve, igual que en la vida.
¿Acaso ea su ocaso? ¿No late ya su ser mientras lee esta esdúljula?
Usted tiene la culpa
De disculparse inconcientemente por estos actos que lo reflejan.
¿O para usted leer este verso no conatituye un acto que refleja
Un aspecto especialísimo del estado de reposo del movimiento de sus ojos?
Busca mal las maneras de parar ese motor pensante que lo automatiza.
Deje de leer. A ver
Deje. Ve que no puede; si pudiera
Hubiera dejado de leer el año pasado. Como tampoco
Puede dejar de sentir otras cosas
Soterrada y paralelamente
Al acto de seguir con el ojo
Invisible esta palabra que palabra
De buena persona sigue siendo esta misma palabra que necesita
Para saciar su sed de ser otro del que es
Porque el que es, siendo hermoso
Es ostensible que ya no sabe leer;
Siempre entre el apego y la repulsión, caquis podridos.
No se enoje.
Todo esto es por su bien. Obedézcame
Pero no como un alumno obedece a su profesor de álgebra
0 un usted sabe a un usted sabe, ¿Sabe?
Sobre obediencias y sumisiones
Versa todo lo que este verso no es.
Este verso versa sobre las malas inversiones que usted hace con su tiempo libre.
Sigamos.
Sin sumisión.
Como si se sintiera libre por segunda vez en su vida
Porque de la primera
Vea que realmente se sentía libre
Se olvidó
Tanto se olvidó que se olvidó. Salga, entonces
Al patio,
Coja
(Una vez que esté en el patio)
La primera hoja que capte - de árbol-, y contémplela
Contémplela
Contémplela como si la contemplara por primera vez.
(La penúltima vez que uno ve las cosas
Es calcada a la primera
Vez que uno las vio asombrado de que fueran distintas a uno mismo)
Piense que mañana es el dia de irse de aqui.
(Se olvidó de los años cuando miraba las cosas por primera vez.
Se le borró del mapa).
Luego, con menos razón tiene la fuerza para leer el verso
Que sigue
Si aún está pensando en otra cosa mientras no goza en plenitud
Detenida
Esta naranja que jamás su ojo vio tan bella. Véala
Como-baila en mi mano sólo para que usted la vea, no sé su nombre.
Por eso
Lo óptimo es que bote este poema al pozo
Oscuro del pensamiento que más lo jode
Y se abra a otras posibilidades de estar siendo amigo del tiempo
Que es
La ilusión de una palabra que avanza
Por la página en blanco de su hipotálamo original.
0 más simple
A la basura del tarro de la nostalgia.
Quédese con nada.
Se estaría viendo hermoso entre papeles de diario, cáscaras, hormigas ávidas, papelea
de mantequilla y demases.
Bótelo.
No espere más.
Siempre ha esperado que algo fantástico le ocurra.
En la vida jamás ocurre nada fantástico.
La vida es real como una pandereta hippie de otra parte
Y una pandereta hippie
Siendo que está moviéndose
Está, sigamos pues, ahí mismo,
En todas partes.
¿ O cuando usted ha visto una pandereta
No importa la marca, la ha
Presenciado cómo un objeto no más? Bueno
Mañana no será otro día
Más
Por lo menos
Ya sabe que leer y lavar una taza son dos actos, sino idénticos
Perfectos e inasibles, objetivos y brillantes
Como usted cuando no sabia leer
Porque no conocía el abecedario
Pero sabía
Oh cómo de bien sabía, ¿ser?

UN SUEÑO DONDE EL SILENCIO ES DE ORO por ALEJANDRA PIZARNIK




 El perro del invierno dentellea mi sonrisa. Fue en el puente. Yo estaba desnuda y llevaba un sombrero con flores y arrastraba mi cadáver también desnudo y con un sombrero de hojas secas. He tenido muchos amores – dije – pero el más hermoso fue mi amor por los espejos.

OPHELIE por JEAN ARTHUR RIMBAUD


I

Sur l'onde calme et noire où dorment les étoiles
La blanche Ophélia flotte comme un grand lys^
Flotte très lentement, couchée en ses longs voiles.
- On entend dans les bois lointains des hallalis.
Voici plus de mille ans que la triste Ophélie
Passe, fantôme blanc, sur le long fleuve noir;
Voici plus de mille ans que sa douce folie
Murmure sa romance à la brise du soir.
Le vent baise ses seins et déploie en corolle
Ses grands voiles bercés mollement par les eaux;
Les saules frissonnants pleurent sur son épaule.
Sur son grand front rêveur s'inclinent les roseaux.
Les nénuphars froissés soupirent autour d'elle;
Elle éveille parfois, dans un aune qui dort.
Quelque nid, d'où s'échappe un petit frisson d'aile
- Un chant mystérieux tombe des astres d'or.

II

Ô pâle Ophélia! belle comme la neige!
Oui tu mourus, enfant, par un fleuve emporté!
- C'est que les vents tombant des grands monts de Norwège
T'avaient parlé tout bas de l'âpre liberté;
C'est qu'un souffle, tordant ta grande chevelure,
A ton esprit rêveur portait d'étranges bruits;
Que ton coeur écoutait le chant de la Nature
Dans les plaintes de l'arbre et les soupirs des nuits;
C'est que la voix des mers folles, immense râle.
Brisait ton sein d'enfant, trop humain et trop doux;
C'est qu'un matin d'avril, un beau cavaher pâle.
Un pauvre fou, s'assit muet à tes genoux!
Ciel! Amour! Liberté! Quel rêve, ô pauvre Folle!
Tu te fondais à lui comme ime neige au feu :
Tes grandes visions étranglaient ta parole
- Et l'Infini terrible effara ton oeil bleu!

III

- Et le Poète dit qu'aux rayons des étoiles
Tu viens chercher, la nuit, les fleurs que tu cueillis,
Et qu'il a vu sur l'eau, couchée en ses longs voiles,
La blanche Ophélia flotter, comme un grand lys.
                                                                                                                                  15 mai 1870.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...