lunes, diciembre 22, 2014

LO OTRO DE F. CALLEJA: LA PRECISION EN LA BREVEDAD por EDUARDO J. FARIAS ALDERETE.


Las reglas del microrelato  aún se discuten y aún pude existir alguna confusión con el alcance del mismo. Algunos postulan la brevedad del texto, otros la condensación  de la estructura narrativa, es decir, planteamiento-nudo-desenlace.  Y no es una greguería, ni una ocurrencia ni una anécdota.

Lo otro es un libro que está dividido en dos, en su primera fase  consta de ocho textos donde el lector entra a hurtadillas en la psique del narrador en todos y cada uno, el oficio de Calleja nos permite ir desgranando la situación el ingreso a un laberinto de  paranoia, de fijaciones de descubrimientos  (incluso el uso de la imaginería católica) y sangre. La segunda fase esta intitulado como Diario  compuesto por veintiún textos concatenados y de narración lineal.

La tendencia de la primera fase es la desintegración del yo, la transgresión a normas morales y subyace un bofetada crítica al orden común de las cosas, resulta laberíntico ya que al lector le nace la necesidad imperiosa de ver una línea narrativa, un hilo conductor, Calleja lo sabe y nos conduce por un laberinto de escenas, matizadas entre grises, los personajes se constituyen el tiempo suficiente como para hacernos la idea de su universo.

La segunda fase es un diario, donde el personaje va tras un mítico híbrido, el hombre-perro la precisión del relato nos entrega los datos suficientes como para  ubicarnos en un villorrio indeterminado, la atmósfera se puede palpar en un trabajo no forzado de la imaginación.

El sincretismo alcanza su faz más oscura. El espíritu de América Latina es sincrético, la unificación de la doctrina católica y las costumbres originarias, nos entrega un amplio abanico de costumbres y ceremonias de las que los latinos, participamos y disfrutamos, atendiendo no  a lo extraño que podría resultar estas, si no que nos entregamos atávicamente a dinámicas irracionales.

Calleja ahonda en lo anteriormente expuesto, y muestra al desnudo lo terrible y salvaje a que puedan llegar dichas prácticas.

Un trabajo narrativo redondo en el resultado, una lectura recomendable, un oficio honesto y preciso.


Lo Otro de F. Calleja . Ediciones del Mal , 2013,  2014.-

sábado, diciembre 20, 2014

GERANIO ROJO 2 (GRATIS E-BOOK) por EDUARDO J. FARIAS ALDERETE (PARA BAJAR X MEDIAFIRE)

LOS TIEMPOS DEL PAJARO de JUAN PABLO RUDOLFFI: UN VUELO A LA DESINTEGRACION por EDUARDO J. FARIAS ALDERETE.


La poesía siempre se ha nutrido de la extensa gama de los sentimientos que determinan la naturaleza humana, es así que Eros y Thánatos  se contraponen y convergen en los versos de una manera lúdica, dándonos los matices que animan el amor a la poesía, ese amor a veces ingrato y a veces sublime.

Juan Pablo Rudolffi en Los tiempos del pájaro, conjuga lo  antes expresado con un manejo y oficio que raya en la elocuencia y el alma que vence la  hoja en blanco. El vuelo de un pájaro negro que pareciese  despegar desde la soledad impuesta por la vida y las experiencias que día a día van transformando la vida del hombre en sí aún más que su ego poético.

“No me siento bien,
no vuelo corazón tras las pedradas
por donde duermes vuelo haciendo sonidos diabólicos,
la suma de un tres y un tres
y un tren, y un sable,
y una carnívora salida a la callejuela,
y los perros, la droga, el vino,
todos, todos, callando
Soy un pájaro,
Soy un pájaro negro.”

SOY UN PÁJARO NEGRO.
               
Hay un desgarro profundo que llega hasta el alma, los episodios van sucediéndose y dejan constancia verso tras verso, somos testigo de esta profunda odisea. Hay un itinerario de autodestrucción que paradojalmente significa esperanza, una esperanza que no es tal o que en la concepción griega e interpretada por Nietzsche como “el peor de todos los males”.

“Era necesario mojarse la cara con el agua de un río distinto,
aguantar la angustia en el pecho, porque la maldición de la adicción
fue mi amuleto y mi más fiel compañero, mi esperanza.”
CARTA DE UN HIJO LEJANO A UNA MADRE TRISTE.

Pero esta alma poética se ve sometida  a una especie de fuerza centrífuga en que su principal efecto es lanzar su esencia a su alrededor, logrando un juego de espejos eficaz, se logra impregnar de esa angustia interna en el mundo que rodea al poeta y sus versos.

“Que se mueran todos,
piensa el viejo turco del almacén,
el judío del banco,
el gendarme demócrata,
el doctor cristiano.

Que se mueran todos,
pienso igual yo
mientras termino de un sorbo la cerveza
y la tarde de oro de la pampa
se vuelve en noche roja,
y los amigos no son más los amigos
sino cuerpos,
velocísimos
dirigiéndose al infierno.”

LAS FLORES DE LA COMUNA DE CALAMA I.

Un itinerario entre las miserias cotidianas y atmosféricas de Calama, una ciudad que cada cierto tiempo queda en tela de juicio. Juan Pablo Rudolffi nos la describe con una nómina de personajes que la sola mención nos lleva a una concepción de vida rasgada y herida, ese es el juego de espejos, el poeta nos muestra desde su alma hacia el mundo que le rodea, la cosmovisión que le define. El mejor poema, el que en definitiva y para el lector deja patentemente demostrado lo que postulo es el poema intitulado VIDA, que no citaré en esta oportunidad para que  se busque y  se lea, es un poema de buena factura y el oficio de Rudolffi llega a un nivel en que no es necesario ahondar en la interpretación para que las palabras en su función  por antonomasia entreguen su mensaje nítido, cuyo efecto natural es golpear nuestra sensibilidad.



LOS TIEMPOS DEL PAJARO por JUAN PABLO RUDOLFFI. Ediciones del  Mal.

sábado, diciembre 06, 2014

Simple Minds - Bittersweet (Unofficial fan video)

Simple Minds - Kill or Cure





You can kill or cure
...

The wine is poured right by your table,
The way you dress does not deceive.
I try to turn but I'm not able,
The door is locked, you have the key.

You can kill or cure with your demanding
You can spread yourself all over me
(You can kill or cure)
You can shut me up, by just commanding
(You can kill or cure)
You can kill or cure, but you can't help me
(You can kill or cure)

You tell me there's no place to hide in
No sacred words, no A to Z
Within this world there's no pride here
No place for friends or enemies

(You can kill or cure)
...

With your demanding
(You can kill or cure)
You can spread yourself all over me
(You can kill or cure)
You can cut me up, by just commanding
(You can kill or cure)
You can kill or cure, but you can't help me
(You can kill or cure)

You can't help me
You can kill or cure, but you can't help me

You can kill or cure with your demanding
(You can kill or cure)
You can spread yourself all over me

(You can kill or cure)
You can shut me up, by just commanding
(You can kill or cure)
You can kill or cure, but you can't help me
(You can kill or cure)

(You can kill or cure)

lunes, noviembre 24, 2014

LOS NORTES QUE HAY EN EL NORTE (ANTOLOGIA DE POETAS NORTINOS) DE FERNANDO NAVARRO GEISSE : LOS FICTICIOS LIMITES DE LA REALIDAD por EDUARDO J. FARIAS ALDERETE.


Todo arte presupone en el observador la capacidad de imaginar y recrear en la mente, lo que el creador narró o intentó entregar en la obra. El lector presupone que lo que la narrativa le entrega es real, el imbuirse, el ingresar al universo creativo es requisito sine qua non para disfrutar la lectura. En el teatro sucede algo similar, nos encontramos en el centro del juego que es la representación, en todo lo antes nombrado hallamos que este mecanismo es casi instantáneo o es esencial  y resulta.

Fernando Navarro Geisse deposita su antología precisamente en este juego. Algo arriesgado pero eficaz. Nos presenta en la introducción  o prologo narrado de una manera muy amena en que va paso a paso explicando parte de su experiencia literaria, el desfile de nombres que entran y salen de la escena de su prosa, algunos están revestidos de un sustrato real y otros paridos desde el vientre de la ficción, Navarro en instantes tiene la bondad de acusar esa esencia. Pero a esa altura estamos en medio de la dinámica que nos propuso, Pedro León Gallo, Lorenzo Alcayaga y otros son nombrados y revisten lo real, la semilla ya está sembrada y estamos ingresando a los poetas nortinos antologados.

Al respecto Navarro cita a Borges: “Porque como Borges dice: “el Golem es al rabino que lo creó, lo que el hombre es a Dios; y es también, lo que el poema es al poeta”. Acá en esta concepto o engendro proviene de la tradición judía y entre sus preceptos dicta  que todo ser viviente esta con vida porque contiene una palabra secreta de por vida, esa es la diferencia entre la arcilla y el hombre, Navarro tiene sus Golems, y esa palabra secreta es en realidad los poemas de esas “creaciones”.

En un libro todo es real, todo es ficticio. Los poemas son de diversas calidades cada poeta tiene cosmovisiones, tiene estilos diferentes y luego de  comenzada la lectura, eso se vuelve es sólo un detalle, una anécdota, que nos demuestra que actualmente nosotros los nortinos y el chileno en general desconoce el rico desarrollo de la literatura del norte.

Si hay una moraleja en esta antología seria que dentro del norte hay otros nortes, que la literatura oficial no es lo que realmente es, que los logros van más allá de los premios y el renombre. Que existen Editoriales independientes e intentos de las mismas, que  el underground está siempre activo, todo esto desde lo general.

Por otra parte se encuentra la psique del poeta, de sus diversos “suicidios” de la relación lúdica/tortuosa/cíclica que a momentos cumple una función catártica, entre él y la Poesía, es un fenómeno propio de los poetas ese amor odio ese querer zafar y al finar entregarse de plano. Navarro Geisse lo sabe, lo experimenta y lo proyecta en cada palabra y quizás en cada latido. Su imaginario se extiende se expresa, existe.

La realidad tiene límites y la ficción también, pero asalta una duda… ¿Cuál de las dos experimentamos? ¿Cuál de las dos tiene precisos sus límites? Esa es la fuerza de este libro el desconocer el desconfiar, por lo mismo lo  accesible, lo coloquial envuelve al lector y le hace disfrutar y dudar.

El producto es preciso, valioso y siempre digno de una revisita, altamente recomendable, para el estudioso y para el lector común, todo aquel amante de la lectura DEBE siempre leer el prólogo y acá es clave. Altamente recomendable.


Los Nortes que hay en el Norte (Antología De Poetas Nortinos) de Fernando Navarro Geisse. Ediciones Cinosargo Arica 2014.

sábado, noviembre 22, 2014

Coldplay - True Love (Official video)

Simple Minds - Broken Glass Park (Official)

TESTIGO DE OTRAS HORAS DE BUNKER: TESTIMONIO VITAL Y DE DESGASTE por EDUARDO J. FARIAS ALDERETE


El dolor desgasta. Sólo la búsqueda de otros, los iguales en la jornada, en las juergas que después quedan en las historias van dejando mellas en el alma. El hombre que no encuentra su catarsis en las letras en el feble pero funcional  acto de escribir versos, está condenado a despertar una mañana muerto en su lecho, con todas las pesadas cargas que le hunden a un infinito infierno de las culpas.

Los testimonios dejan una constancia firme, en el sentido que no hay recurso en contra y estos jamás serán interpuestos efectivamente, el poeta llega en la cuerda de su alma ese conocimiento atávico, desde que lloró en su cuna hasta el último estertor en su lecho de muerte (su última cuna) gritara a través de sus versos ese testimonio de vida, la constancia de que vivió, sufrió, sano y volvió a sufrir.

El marcar las épocas de su vida con aquellas compañeras que abrieron puertas infinitas en el espíritu, los compañeros de ruta que con sus palabras con su remedio a la soledad, también marcan etapas, duras algunas, de felicidad efímeras otras. Bunker es poeta y Bunker lo sabe.

Comparte en cada uno de sus poemas esas escenas que no desean el olvido por muy tortuosas que se presenten, el oficio obliga y el alma también.

Sacudirse de aquellas malsanas imágenes  de últimos besos, de miradas reservadas e inútiles farmacias crean los motivos necesarios para continuar escribiendo aunque los temporales de viento frio y olvido arrecien. A diferencia de  EL MOMENTO NO ES BUENO, TESTIGO DE OTRAS HORAS nos presenta con el mismo vigor vivencial nuevas postales irrevocables, otras o las mismas féminas marcando un ritmo letal a ratos o agridulces  también, porqué no.

El lector es tomado de la mano, a voluntad o sin ella a un recorrido espacio temporal diverso, no a empujones  (que bien así podría ser) si no sutilmente a serle testigo de vida, conteste en el hecho de que de esta existencia no hay otra y todo por lo general resulta ineludible.

Postulo que el Yo lírico difiere por lo general del Yo sustrato real, es independiente, se manifiesta de manera distinta  e irremediablemente ambas existencias conviven con abismantes diferencias, Bunker da la impresión de ser el Yo Lírico, uno apegado a su existencia material al rigor de vida, que nos hace su hijos o sus huérfanos.

Hay horas mejores, más felices, horas en que el espíritu se extiende hasta el infinito. Pero esas son otras horas.

Poemas como: “Cuando duermes conmigo”, “Catalina”, ”Vivir sin ti”, “El diámetro de su sonrisa” “Sobreviviente de tu adiós”, “Cocaína”, “Magdalena”, el sublime “Escrito en el silencio” y un epílogo explicativo. Satisfacen con largueza la curiosidad y el placer de leer.

Escudriñar la línea histórica de un ser humano es complejo, pero el ingresar en la de un poeta es aún más complejo pero cada uno nos entrega las claves necesarias como para desentrañar ese plano vital, es una buena labor, no es gratuita pero el embarcarse puede incluso entregar las claves de nuestra propia existencia.

Este libro se dividido en cuatro capítulos cada uno con un numero representando un año desde el 2010 al 2013.

TESTIGOS DE OTRAS HORAS, por Bunker, Ediciones del Mal, Antofagasta 2014.


EL TÉ por ALVARO LOPEZ BUSTAMANTE


Eras hermosa.


Tomábamos té.
Los pastelitos
Parecían pequeños barcos sobre la mesa.
Reíamos.
Fue entonces:
Vi la distancia.
Por más que quisiera
Nunca
Nunca habría
Nada
Entre nosotros.
No es sólo la vana medida de la belleza
Sino
Los mundos que habitamos
Las palabras que vestimos
Las risas. Los mundos.


Te despedí
Un poco triste
Feliz por el buen rato,
Los pastelitos, el té.


Ahora, mientras observo el mar
pienso que eras hermosa
y en cómo los barcos
parecen
pequeños naufragios
sobre la mesa.








viernes, noviembre 21, 2014

CANTO DE GUERRA MAPUCHE por DOMINGO QUINTUPURAY


Que vengan mis señores caciques, 
Me tendrán compasión mis señores caciques. 
Juntaré mis mocetones; está mi capitanejo, 
Está mi sargento, están mis fiscales, Buenos hombres.
Ya le tengo compasión a mi señor coronel;
Así me pondrá día señalado mi señor coronel;
El día señalado todos tendré mis mocetones;
Cuando vea aviso estoy listo, mi señor coronel;
Me alegro pues que me acompañes, mi señor cacique;
Ya están listos todos en conjunto mis mocetones.
Los caciques llevaron sus mocetones a la guerra,
A pelear llevaron su capitanejo,
Llevaron sus sargentos,
Llevaron sus fiscales,
Los caciques
Cuatro caciques.
Entonces llevaron pues un lenguaraz,
Fue pues mi abuelo,
Sabía el habla española
Llevaron su lenguaraz los caciques
Maipú se llama la tierra, hay un río, 
al otro lado de ese río

Tuvo lugar el combate.

UNA FOTOGRAFIA por CLAUDIO BERTONI


de
pronto
de pie y
un poco para
el lado y detrás
de la silla de mi
escritorio y detrás
de su respaldo sentí
o me sentí como en una
fotografía o sentí que me
iban a tomar una fotografía
en la silla estaba sentado un
oficial prusiano del siglo pasado
y yo era un oficial prusiano mucho
más joven sin casco y sin barba y mucho
más pelado.

LA TIRANA V (NICOLAU EIMERIC) por DIEGO MAQUIEIRA


Fue feroz cuando tu enemigo máximo
el más celebre y perverso de los católicos
el jefe máximo, el más perro de la religión
chilena entró a tu casa en solemne ceremonia
buenmozo, con sus negras vestiduras
y acompañado por Olivares. Fue impresionante
todos tus invitados lloraron al verlo
Entonces le ofreciste tu sofá de Boeri
y mandaste prender los candelabros
para darle más cabeza al ambiente
Le presentaste a la Alessandra Mussolini
por si acaso conseguias perturbarle el alma
y por poco no se te acaba la fiesta
porque habia que tener cojones
para irse a meter ahi despues de todo
y uno que como tú conocía al demonio
Te costó mucho mantener la calma
entre tu familia, habian varios que ya
querian echàrselo. Pero estuviste seco
al darles de una pasada, con los Aulenti
yendose para atrás por las paredes
del medio salón, porque se trataba de no tocarlo
y porque no podías dejar que la cruz
se te fuera de las manos en ese momento
Me oyes Velázquez? Te estoy hablando

LA TIRANA IV (HOTEL VALDIVIA) por DIEGO MAQUIEIRA


No quiero hablar del medio papelón
Velázquez. Perdóname, pero no había
nadie. No he nadie a tu estreno
cuando te arrendaste el Hotel Valdivia
para restaurar la Inquisición de Lima
que te quedaba más cerca
y complacer así a tu Iglesia.
Nos recibiste subido en el techo copiado
a la pata al cola de Miguel Angel
Y te tirabas desde allá arriba
a hacer volar la pieza principal
de los Reyes Católicos.
Estaban tus peores amiguitas
La Pío Nono, la Carla y la Reina María
Así he que tu amigo el prelado buenmozo
que merodeaba por el sector
se persignara como el mar
La media fiesta, Rodriguez, los pocos invitados
que iban llegando volaban por los salones
porque los cuerpos iban en el aire, Velázquez
agarrando lámparas y gritando amor
a los ataques inmisericordes de tus perros
No sabíamos cómo monjas salir de ahí
Y ya estábamos pensando en dar la muerte
cuando te vino un fuerte bajón a la cara
y se te ocurrió echar a volar a la mamá
mente fuera de aquí, y verla paseándose
desconsolada por los pasillos del hotel.

martes, noviembre 18, 2014

EL MOMENTO NO ES BUENO de BUNKER: CARTOGRAFIA DE PASIONES por EDUARDO J. FARIAS ALDERETE


Bunker es un poeta curtido por los continuos paisajes a los que se ha visto expuesto. Cada uno de ellos va dejando una marca en el alma, es así como el escribir se vuelve un acto de expiación, entre los pasillos de la soledad o uno de contrición en el descenso a los infiernos. Lo cierto es que en la autenticidad de sus versos nos encontramos de plano con  el aroma  a las distancias, el testimonio fiel del poeta nos deja en claro cómo va dejando un trayecto de ires y venires cada uno con su costo espiritual.

El lector pasea su vista  estrofa por estrofa en una cosmovisión donde pareciese confundir el alma con los terrenos donde se desplaza, la ciudad es más que una ciudad y un amante más que eso, son claves precisas para abrir ventanas de la vivencia. Todos los elementos de cada poema van en pos de eso, el dato geográfico, la mujer amante y lo que entrega o lo que quita, objetos cuya cotidianeidad nos enlaza a nuestras propias vivencias.
Me observaste sin espetar prudencia,
tus ojos seguían a mis dedos (del cigarrillo
al lápiz, del lápiz a la taza, de la taza
al libro de González Tuñón, del libro
de González Tuñón al cigarrillo).”

- TESTIMONIO PORTEÑO.

“Hay tanto de ti en mi valija, tanto,
que lleno los cajones de ti,
te guardo en el closet,
te dejo sobre el velador,
hay libros con tu rostro,
botellas transparentes como tu ser.”

- TÚ EN MI EQUIPAJE.

El lector que abre sus horizontes y su propia historia  entra en comunión con los poemas de El Momento no es bueno, no hay tiempo de arrepentirse, ya que al siguiente poema se abre otra página de historia, como cuando el alma se tatúa de iconos y cada uno de ellos es una historia independiente, tatuajes que cubren la totalidad del alma. Somos testigos y si nos atrevemos también protagonistas, nos calzamos el traje, la máscara y  vamos experimentando esa partición del corazón, esa idea continua del abandono, esa renuncia emparentada con la soledad y lo que va quedando detrás.

Hay nombres para esas mujeres que aparecen, pero se confunden con las conocidas por el lector, el viaje de Bunker, es el viaje de todos los hombres en esa educación sentimental abrupta, a ratos ciega, también a ratos entregada al dolor.

Pero Carmen tiene dieciséis heridas
en sus muñecas, una por cada año de vida,
una por cada viaje que con los dedos realiza,
una por cada amor que se ha ido.”

- CARMEN

“¿Lo recuerdas?
Buenos Aires llovía, alguien a lo lejos
susurraba tu nombre ─Judith, Judith,Judith─
tres veces, pero tú no te dabas cuenta.”

- TESTIMONIO PORTEÑO

Los datos geográficos nos entregan referencias, pero es más que eso, aún más que un testimonio cartográfico, o un camino de migas  o la certeza de que el viaje externo es tan valioso como el periplo interno.
Mañana Córdoba te suplica,
Antofagasta acabar conmigo quiere,
y qué más da si el recuerdo próximo naufraga
en lo que no quieres comprender.”

- LETANÍA.

“Pero ella te citará en el Parque Avaroa
a la hora del adiós, mientras la ciudad
enciende la koha para chayar a sus muertos
en un amanecer púrpura,
luego de que los tinkus
se emborrachen en promesas,
mientras la esperas bajo la lluvia.”

- CARMEN.
Los bares, las barras, las noches eternas, las noches efímeras, los cigarrillos en ayunas, el café, las maldiciones que calan los huesos, los autobuses, los aeropuertos, las maletas, las habitaciones oscuras, las direcciones inolvidables, elementos necesarios para este mapa dolido, este mapa pleno de una pasión que solo puede ser generada con el goce y el sufrimientos a flor de piel.
Entonces:
Ten amor, estas, mis lágrimas que caen en
tus ojos (son de espuma y sal), buscan
lavar mi imagen de tus retinas.

Ya tu mano se bifurca de mi camino,
y tu cama pretende extrañar el fuego
que encendimos a los meses
con nuestros cuerpos.

Entiende que duele más tu presencia,
que el abandono próximo,
y corta con navajas aquellas promesas
de San Telmo; ¿las recuerdas?

- LETANÍA

El momento no es bueno, un arte de sobrevivencia, desde un espejo hecho de versos, la brújula sobre la carta geográfica, la aguja del norte, enloquecida… todo sucede o todo sucedió o todo sucederá como un ensayo, quizás la vida de todos los poetas individualmente considerados  sólo sea un ensayo, un vasto y testimonial ensayo. Bunker y sus poemas pueden darnos algo de eso, el testimonio de vida hecho versos, siempre supera al poeta, siempre supera al hombre de carne y hueso.


EL MOMENTO NO ES BUENO, Segunda Edición. EDICIONES DEL MAL. Septiembre del 2014.

lunes, noviembre 17, 2014

CHILE DEL TERROR: UNA ANTOLOGIA ILUSTRADA O EL OFICIO DEL TERROR por EDUARDO J. FARIAS ALDERETE


Chile del terror (http://chiledelterror.blogspot.com/), es un blog especializado en materia de este sentimiento máximo del miedo, una manifestación multidisciplinaria de arte, en su mayoría escritores e ilustradores, cultores de este género,  lanzaron este año una antología de excelente factura CHILE DEL TERROR. ANTOLOGÍA ILUSTRADA,  que comienza con una acabada  introducción a cargo de Sergio Fritz Roa. Aldo Astete Cuadra, es el antologador. La calidad, el ritmo, los tópicos tratados son un  pasaje seguro a los extremos oscuros del alma humana.

Las influencias y las  manifestaciones  se concretan en la agilidad de los relatos, lo que va más allá del texto, las reglas y la redacción, el buen oficio es regla general. Desde el terror psicológico al esotérico, pasando por las escenas góticas a las más contemporáneas e incluso referentes a la literatura y su mundo, en la variedad está el acierto y en la dedicación. Las ilustraciones nos muestran las atmósferas oscuras e intimidantes que se van complementando acertadamente con las imágenes que se recrean en la imaginación.  Altamente recomendable  a la lectura del aficionado y del cultor, ojo con el prólogo, digno de estudio y consideración.

MEMENTO MORI por Javier Maldonado Quiroga   (Ilustración de  Ana Oyanadel Carvajal)
Una de las costumbres que datan casi del nacimiento de la fotografía provoca en la sensibilidad  general un estremecimiento profundo , la apariencia de los muertos en las dos dimensiones de la imagen , la serenidad del rostro, un sueño infinito que nos recuerda al sueño diario, en pocas palabras un sueño sin alma. Pero Maldonado da un giro interesante.

EL TRATO DE ARGARHAN por Paul Eric (ilustración de Francisco Visceral Rivera)
La épica de las grandes batallas en la literatura tiene una huella indeleble. Desde las sagas de JRR Tolkien hasta el “Ejercito de las tinieblas” de Sam Raimi, las espadas han colisionado con la fiereza de los hombres, los juramentos se han escuchado una y miles de veces, obvio, también pactos que hay que cumplir, por terribles que sean.

TRICOFOBIA  por PABLO ESPINOZA BARDI (Ilustración de Alex Olivares)
El maestro del terror en el Norte Grande de Chile nos trae  un relato  de la escala en un viaje en que  el temor excesivo y desproporcionado, que es  esencial en la fobia,  no es tal, ya que  su materialización es más abismante y terrible que la muerte ; arribar inerme  a las abiertas  puertas de  la locura.

QUID PRO QUO por CARLOS PAEZ S. (Ilustración All Gore)
“Algo por Algo”, una violación y sus contrastes más violentos la muerte en sordina, los dobleces las imágenes, el iter amargo, la escena amenazan  con repetición, cada uno esperará su turno, - algo por algo (el quid pro quo)-  pero hay algo más terrible que todo  esto, algo  incluso  más contagioso.

BABALON por EVA FAUNA (Ilustración de Ana Oyanadel Carvajal)
La leyenda de la mujer escarlata sobre la bestia, encarnación de los impulsos más sensuales de la mujer ( Lo que me recuerda en alguna medida  a Antonin Artaud) se pasea en lo que para algunos incautos podría ser un simple mito urbano , pero narrado con  un oficio tal sobrepasa los rumores y nos encontramos en un ritual macabro.

DISEQUILIBRIUM por FRATERNO DRACON SACCIS (Ilustración de  Francisco Visceral Rivera)
La historia de la última   de   las   incursiones   de  la   nave   espacial “Equilibrium”, que  arriba a un
Sitio desconocido  y   oscuro del  universo  donde el espacio y el tiempo convergen, donde es apresada.

PLAN CIEGO por ALDO ASTETE CUADRA (Ilustración de All Gore)

Cuando la mente se esfuerza en armar los recuerdos fraccionados  dentro de la oscuridad de una habitación. El encierro hace ecos a las escenas de Edgar Allan Poe, el tortuoso  deambular entre la oscuridad y la reconstrucción del  suceso anterior a esta lo es todo y todo se define al final.


PADRE por RODRIGO VASQUEZ S. (Ilustración de Alex Olivares)

El tópico el descenso a los infiernos, en específico, donde  la genética monstruosa se deriva de la esencia del mal mismo, allá en África, donde lo misterioso se confunde con el horror, si no tenemos la visión amplia del mundo, si no aprendemos la nomenclatura de la miseria y sus cuadros goyescos, el terror más grande y asolador lo entrega la miseria. Pero ahí instintos más poderosos.

ATLACH NACHA por PATRICIO ALFONSO (Ilustración de Alex Olivares)

Atlach Nacha es una deidad arácnida, remotísimamente humana, quizás el rostro o algo, también tiene un grimorio, libro de conocimiento mágico y ocultista. El narrador mantiene una calma que sólo puede venir de una continua relación. Advertencia para los aracnofóbicos: la venganza existe y es araña.

LOS MITOS NEGROS por JANO MOORE (Ilustración de All Gore)

Dos amigos  en pleno comienzo de su adolescencia descubren una anomalía espiritual, los más oscuros deseos de sus vecinos, el odio y las bajas pasiones son representados en un lugar geográfico determinado, no sería problema el ser simples espectadores y la fascinación que ello crea, si no cuando este maligno “magnetismo” se encarga de sus propios demonios.


Antología Chile del Terror de AUSTROBÓREA EDITORES . CHILE.2014. Se recomienda visitar el blog : http://chiledelterror.blogspot.com/

domingo, noviembre 02, 2014

CUENTO por ARTHUR RIMBAUD


Se sentía vejado un Príncipe por no haberse dedicado nunca más que a la perfección de
las generosidades vulgares. Preveía asombrosas revoluciones del amor, y sospechaba en
sus mujeres mejores capacidades que esa complacencia adornada de cielo y de lujo.
Quería ver la verdad, la hora del deseo y de la satisfacción esenciales. Fuese o no una
aberración de piedad, así lo quiso. Poseía cuando menos un poder humano bastante
amplio.
Todas las mujeres que le habían conocido fueron asesinadas. ¡Qué saqueo del jardín de
la belleza! Bajo el sable, ellas lo bendijeron. No encargó otras nuevas. - Las mujeres
reaparecieron.
Mató a cuantos le seguían, después de la caza o las libaciones. - Todos le seguían.
Se divirtió degollando los animales de lujo. Hizo arder los palacios. Se abalanzaba
sobre la gente y los descuartizaba. - La muchedumbre, los tejados de oro, los bellos
animales seguían existiendo.
¡Cabe extasiarse en la destrucción, rejuvenecer mediante la crueldad! El pueblo no
murmuró. Nadie ofreció la ayuda de sus puntos de vista.
Una tarde galopaba altivo. Apareció un Genio, de belleza inefable, inconfesable
incluso. ¡De su fisonomía y de su porte destacaba la promesa de un amor múltiple y
complejo! ¡De una felicidad indecible, insoportable incluso! El Príncipe y el Genio se
aniquilaron probablemente en la salud esencial. ¿Cómo habrían podido no morir por ello?
Juntos, pues, murieron.
Pero ese Príncipe falleció, en su palacio, a una edad ordinaria. El Príncipe era el Genio.
El Genio era el Príncipe.
La música sabia falta a nuestro deseo.

MELUSINA por JORGE TELLIER




Infiel como el ala de los pájaros infieles
tú siempre serás mía:
los eucaliptus sangraban,
un caballo ciego fue a agonizar entre los rieles
porque no quería ver el fin de nuestro amor
mientras se marchitaban los dedales de oro sembrados por un loco.
Tú siempre serás mía.
Infiel como el ala de los pájaros infieles.

viernes, octubre 31, 2014

REGRESO DE MAIAKOVSKI por VLADIMIR MAIAKOVSKI


¡Pasaron 1, 2, 4, 8, 16, mil millones de horas.
¡Levántate,
suficiente!
Ya salió el sol,
hasta cuándo vas a estar tirado y mudo.
Murmuro entre sueños:
"-¿Por qué gritan?
¿Quién se atreve a hacer ruido,
dentro de mi corazón?"
Es de día o de noche.
Sigue igual,
la luz blanquecina de los cielos.
¡Cuántos siglos habrán pasado!
Los días se pierden, en la lejanía,
y pienso,
mirando la Vía Láctea:
¿No será esa mi barba blanca,
canosa, extendida?
Caen las estrellas.
Empiezo a mirar,
y veo más allá,
cómo caen vertiginosamente sobre la tierra.
En el corazón se despertaron
envidias olvidadas,
y el cerebro ocioso,
construyó su fantasía.
-Ahora en la tierra,
debe haber novedades.
Colgaron en las aldeas
las primaveras perfumadas.
Cada ciudad debe estar iluminada.
Canta la cofradía,
de los alegres de mejillas sanas.
La angustia reaparece,
cada vez más tajante.
Una nube suntuosa se alza,
a lo lejos se ilumina otra,
pero continuamente me obsesiona,
la proximidad
de no sé qué rostro terrenal.
Esforzándome,
busco la tierra entre otros puntos lejanos.
¡Allí está!
Distingo los mares,
y las montañas con sus picos de cóndores.
A mi lado está mi padre.
Tal como era,
únicamente el uniforme de guardabosque
un poco más ajustado,
y algo gastado en los codos.
Está irritado.
También está mirando la tierra.
Y me dice en voz baja:
"En el Cáucaso,
seguramente empieza la primavera".
Pasa un grupo incorpóreo,
qué aburrimiento produce.
Se revela la maldad del apache.
-Padre -le digo.
Me aburro.
Me aburro, padre.
A los poetas imbéciles,
los conquistan con la promesa del cielo.
En fila aparecen,
las condecoraciones de estrellas.
¡Sol!
¿Para qué extiendes tu manto?
¿Crees que eres un cardenal?
Seguidrne,
igual no tienen pies en el cielo,
no van a ensuciar los caminos,
no les hacen falta las galochas
como en el barro de la tierra.
¡Estrellas!
Dejad de trenzar la corona de espinas,
del martirio de toda la tierra.
Se fueron con el aire enrojecido.
¿Quién resplandece,
con sus alas en las inmensidades de la tierra?
¡Es el amanecer!
¡Alto!
Que vamos por el mismo camino.
A veces me extiendo como un arco iris,
y otras sigo con la cola enroscada de un cometa.
¿Para qué voy a jugar más, asqueándome tanto?
¿Qué horrores guardo en secreto?
Estoy mostrando al mundo,
varios números de entretenimiento,
con rapidez inverosímil.
El alma de los deshabitados,
hace tiempo está llena,
con los recuerdos del pasado.
Veo un puñado de mundos,
ciudades repartidas sobre ellos.
El oído alcanza a distinguir voces.
¡Me lancé en vuelo!
¡Abajo! ¡Llegué!
"¡Salud, viejita!
resbalé en el asfalto,
ya me levanto".
Todos se asombran.
No es de sus medidas,
este viajero de los cielos.
Voces:
"¡Miren,
debe ser el pintor del techo!
¡Cayó bien!
Es duro ganarse así el pan de la vida."
Y de nuevo la multitud,
siguió detrás de sus asuntos,
rodando con las voces del día.
¡Oh, si la garganta pudiese
lanzar un alarido más fuerte
que el ruido de las ciudades más altas!
¿Quién se apoderará de las calles, sublevadas?
¿Quién podrá desenredar
millares de enredos?
¿Quién detendrá,
en el aire y en el humo,
horadando con los aviones el hollín del cielo?
Desde las cumbres del Ecuador,
pasando por Chicago,
hasta cruzar la ciudad de Tambov,
ruedan los rublos.
Estirándose,
corren todos
horadando con su cuerpo
las montañas,
los mares, y las calles.
Aquel mismo con calvicie,
conduce de manera invisible,
como principal maestro de baile,
el can-can universal.
A veces con el aspecto de una idea,
otras con la pinta del diablo,
y muchas otras con el resplandor de Dios,
que está detrás de las nubes.
Más despacio, filósofos.
Yo sé,
no discutan
sobre las fuentes de la vida.
Para qué romper y arruinar los días
como si fueran las hojas del calendario.
¿Debemos tenerles lástima?
¿Y a mí quién me tiene?
Los parques se tragaron los bulevares,
los jardines y los suburbios.
¡Anticuario!
Muéstreme, quiero comprarme un puñal.
¡Qué dulce es sentir
que estoy en vísperas de mi venganza!

Empire Of The Sun Old Flavours

EN EL CAMINO DE LAS ESTRELLAS MARINAS por TRISTAN TZARA


Qué viento sopla en la soledad del mundo
Para que yo me acuerde de los seres queridos
Frágiles desolaciones aspiradas por la muerte
Más allá de las torpes persecuciones del tiempo
La tempestad se deleitaba ante su fin tan próximo
Que la arena no redondeaba ya su dura cadera
Pero en las montañas las bolsas de fuego
Vaciaban con seguridad su luz de presa
Pálida y corta como un amigo que se extingue
Del cual nadie puede decir ya su contorno con palabras
Y ninguna llamada en el horizonte tiene tiempo de socorrer
Su forma mensurable inicuamente a su desaparición
Y así de un relámpago a otro
El animal tiende siempre grupa amarga
A lo largo de los siglos enemigos
A través de los campos unos por ostentación otros por avaricia
Y en su ruptura se perfila el recuerdo
Como el tronco que cruje en señal de presencia
Y de dispar necesidad
Existen también los frutos
Y no olvido los trigales
Y el sudor que les ha hecho crecer sube a la garganta
Sabemos sin embargo el precio del dolor
Las alas del olvido y las perforaciones infinitas
A flor de vida
Las palabras que no llegan a apoderarse de los hechos
Apenas por servirse de ellos para reír.
El caballo de la noche galopó desde los árboles al mar
Y unió las riendas de mil oscuridades piadosas
Se arrastró a lo largo de los setos
Donde pechos humanos contenían el asalto
Con todas las protestas colgadas a sus costados

Entre inmensos rugidos que se agarraban
Huyendo de la fuerza del agua
Inconmensurables ellos se sucedían mientras que muy pequeños murmullos
No podían ser abogados y sobrenadaban
En la invencible soledad por donde desfilaban los túneles
Las selvas los rebaños de ciudades los mares enjaezados
Un solo hombre en el aliento de muchos países
Reunidos en cascada y resbalando sobre una ola lisa
De fuego desconocido que se introduce a veces en la noche
Por la pérdida de quienes el sueño congrega
En su profundo recuerdo
Pero no hablemos más de los que están unidos
A las frágiles ramas a los malos humores de la naturaleza
Aquellos incluso que sufren los golpes duros
Tienden la nuca y en la alfombra de sus cuerpos
Suenan las botas rígidas de los conquistadores
Ellos han salido de mi memoria
Los pájaros buscan otros primaverales empleos
En sus cálculos remunerados
Por rebaños deliciosos de enloquecimientos
Con el viento en sus talones
Que el desierto les sea contado
Al diablo las delicadas advertencias
Las diversiones amapolas y compañía
El frío escarba El miedo sube El árbol se seca El hombre se agrieta
Los postigos golpean El miedo sube
Ninguna palabra es bastante tierna
Para traer de nuevo al hijo de los caminos
Que se pierde en la cabeza De un hombre al borde de la estación
Él mira la bóveda Y mira al abismo Tabiques estancos

ANCESTRO por MAHFUD MASSIS


Duerme en mi alma un mercader fenicio.
Mi madre es verde en sus verdes ojos.
Y si me miras bien, pardo despojos
del Toro de Apis en su altar egipcio.

La vida, empero, me hizo un orificio
cerca del comezón. Viví de hinojos.
Herida el alma por enormes piojos.
mendicante, feroz y sin oficio.

A veces, pobre tigre entristecido,
suelto bajo la noche mi alarido
y escarbo como un loco en el osario
Dura sombra que al final se ha ido,

llevo adentro un dolor mal escondido:
nací para león y fui canario.

FIDELIDAD por OLIVERIO GIRONDO


“¡VAMOS!”, dice el pañuelo.
“Bueno. ¡Vamos!”, la cama.
“¡Vamos! ¡Vamos!”, la colcha,
las sábanas, la almohada.
Los botines
—¡qué tristes!—
me miraron,
—dormía—
y después de un momento:
“Nosotros nos quedamos”.

ADVERTENCIA por NICANOR PARRA


Yo no permito que nadie me diga
Que no comprende los antipoemas
Todos deben reír a carcajadas.
Para eso me rompo la cabeza
Para llegar al alma del lector.
Déjense de preguntas.
En el lecho de muerte
Cada uno se rasca con sus uñas.
Además una cosa:
Yo no tengo ningún inconveniente
En meterme en camisa de once varas.

SENSATION por ARTHUR RIMBAUD


Par les soirs bleus d'été, j'irai dans les sentiers,
Picoté par les blés, fouler l'herbe menue :
Rêveur, j'en sentirai la fraîcheur à mes pieds.
Je laisserai le vent baigner ma tête nue.
Je ne parlerai pas, je ne penserai rien :
Mais l'amour infini me montera dans l'âme,
Et j'irai loin, bien loin, comme un bohémien,
Par la Nature, − heureux comme avec une femme.


                                                                                                          Mars 1870

sábado, septiembre 27, 2014

SANGRE DE LA OTRA COSTILLA DE PAULA BECQUER : TODAS LAS MUJERES; UNA SOLA MUJER por EDUARDO J. FARIAS ALDERETE


La espiritualidad femenina y sus múltiples dimensiones actos y facetas, abarcarlas es una tarea titánica y tal vez imposible, sin embargo esa complejidad tan vasta como el universo puede ser abrazada por la poesía.  La lírica femenina  tiene su fortaleza en la esencia de la mujer. Los esfuerzos de la historia, la religión y otras yerbas que nos separan y distinguen para condenar o  disminuir  su grandeza han naufragado con la sola presencia de la mujer en la sociedad y sus logros.

Consientes de eso las poetas han  abarcado ese tópico, su propio ser, la inmensa espiritualidad que le es inherente. Capaces de los sentimientos más excelsos hasta los más bajos sin, al parecer, tergiversar en lo profundo esa esencia  que les envuelve. Paula Bécquer,  poeta de Copiapó abre sus ojos dueños de una sensible mirada poética e  intenta  en su segundo libro  atrapar en sus breves  versos (composiciones de cuatro a trece versos) parte de ese cosmos inasible, entregándonos una visión honesta sencilla y profunda de las claves de ese mundo.

Recuerden; verdad es mujer; rebeldía es mujer; sangre, vida, luz, sombra, todo esto lo sabe desde siempre la poeta.

“Amén
Esta noche no dormiré.
Contigo sólo hay dominio,
Infeliz que me toca
Es desesperante el roce que antes acunó poesía.

Tu sonrisa que sin reír está en mi cama
Que no es mi cama: es tu palabra rota.”

No se escapa  la voz poética de la reflexión crítica de lo que envuelve la mujer, no llega a ser extremo o incomodo, se logra una delicadeza  que dice más que una actitud abiertamente antagónica  o refractaria, allí está el valor neto de la manifestación lírica de Bécquer,   a pesar que algunas de sus composiciones aparece un receptor masculino de sus dichos, no deja de abandonar un eje que en instantes  se imbuye de sí misma;  una mujer ante sí misma, un espejo tridimensional e incisivo.

“Indesmentible
Cierro los ojos cuando Dios viene  a callar
Los silencios hacen conjeturas  en las manos
La vuelta de página sucede en cada rincón
La realidad viene rasgando el día”

Y

“Sutileza

En este instante
Cambiaria de roles
Me volvería un monstruo
Sin golpear tu conciencia.”


Y lo anterior se modifica totalmente en la sección II de Sangre de la otra costilla, se desenvuelve en sordina una serie de alegaciones que en definitiva  no sobrepasa la línea lírica antes descrita, sólo la intensidad se acrecienta:

“IX
Él sabe que en la intimidad no es mi
Satisfacción
Que  es demasiado poco para cubrir mi celo
Que busco en otro lado, las inquietudes de la
Cama”

No abandona la poeta la línea de la religiosidad que ya se determina desde  el título mismo de la obra, se encuentra en la tercera  sección, no debemos dejar de comentar los hechos de violencia contra la mujer que cruza tangencialmente   el discurso poético  de este libro y es un motivo de lucha ineludible y una tarea para esta sociedad  aún perfectible.


Sangre de la otra Costilla de Paula Bécquer, HAIN ediciones.

viernes, septiembre 26, 2014

YAKUZA DE FRANCISCO IDE WOLLETER: UNA VOZ VIRIL DESDE EL HORROR por EDUARDO J.FARIAS ALDERETE


Yakuza es un término  nipón que proviene de la peor mano de un juego de naipes, 8-9-3 (ya-ku-za). Ineludiblemente nos lleva  a la imagen de la sangre, de los tatuajes, de la frialdad de las ejecuciones y una ética de honor en lo que para otras culturas resultaría absurdo. Francisco Ide Wolleter nos entrega un sondeo en el espíritu de uno de sus ex - integrantes, un inmigrante en esta república, quien con un lenguaje lacónico un verso preciso, nos imbuye del recuerdo sangriento y angustioso , creando un equilibrio enrarecido , donde una sola imagen  dentro de la composición nos remite de bruces   al crimen:

“Dispararle con metralla a una sandía en Sudamérica
es infinitamente más realista.

Ahora pienso que cuando ametrallé la cabeza
de Yoshida “el-hijo-de-puta”
fue como ametrallar una sandía sudamericana:

la cabeza estalla
en pirotecnia de pulpa, pólvora y ceniza.”

Pero no hay que dejarse engañar, ni  desviar la atención por los elementos  de la cultura japonesa  para  colisionar de lleno con la belleza  del verbo entre lo terrible y preciso del  lenguaje, este libro  se convierte en un tatuaje de versos sobre la piel del yo poético, hasta llegar en un espacio vacío en la piel, donde calza nuestro ojo lector y descubre el sustrato humano y herido, lo innegable lo viril por sobre las “convenciones” a que nos lleva la sociedad, la nuestra y la ajena. En esto hay que detenerse lo suficiente para ver una travesía atormentada al punto que da la impresión que la antigua vida de extremo peligro y desgaste emocional resulta  ser mejor o a lo menos no tan onerosa. La Crisis hace mella y se expresa en un desarraigo con el entorno, algo “siempre” parece desmoronarse:

“llegué a esta caleta con la ropa y la piel poblada
mírame ahora, un despojo, un despoblado
me salen tentáculos tajeados de la piel
que era una estepa, a mi paso dejo lastres de tinta
soy un pulpo estrellado contra las rocas
silueta de hombre / petroglifo que adorna
la pared de una casa en Hiroshima: después del hongo
nuclear miramos con sospecha el futuro en nuestra sombra
mi sombra, en la arena, tiene la forma de un cuerpo que flota
con cuarenta puñaladas, en un charco, devorado
por los cerdos.”

La historia subyacente y la idea podría parecer simple, pero hay un trasfondo más amplio que es la capacidad de recordar y la incapacidad de perdonarse, un tópico universal en aquellos en que el decálogo ético bordea lo viril para caer lo frío y monstruoso:

“Junto a ella era un sanguinario
y no temía a la muerte
en el espejo viven
bestias aterradoras
acechan escondidas en el
zoológico abandonado de mi piel
esperan el momento adecuado
para quebrar la tersura reflectante
raptar y torturar
la forma en que me miro.”

La ritualidad del criminal tiene donde doblegarse, el amor, el mismo que a ratos se va disolviendo entre cada verso  que cita una escena usual en un yakuza.

El uso del lenguaje es pulcro, preciso y en momentos  arrollador… la pasión es innegable  aún en la encarnación de un asesino, el remate es a lo menos  sorprendente. Hay elementos y citas importantes,  como  Instant  Karma a lo Lennon y la cita de un grande e inolvidable del cine japonés Takeshi Kitano.


Una lectura interesante, Cinosargo continúa en su línea de poesía enérgica y de calidad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...