viernes, enero 28, 2011

QUEBRANTAHUESOS 1952 (2) por NICANOR PARRA

ARTEFACTO 3 por NICANOR PARRA

ARTEFACTO 2 por NICANOR PARRA

ARTEFACTO por NICANOR PARRA

QUEBRANTAHUESOS 1952 por NICANOR PARRA

JURAMENTO A LAS MASAS OBRERAS DE CHILE por PABLO DE ROKHA



Desde el que parte gigantes, negros y muertos soles,
y, hundido en el corazón feroz del carbón, escucha la fecha tremenda
y elemental de la tierra, sus árboles sacrificados, su fuerte sangre verde, la atravesada voz de los milenios y los veranos del mundo-, el terror del grisú, y su grande espanto de sombra, y está arrasado, sucio, pegajoso y aterido de rebelión y tuberculosis, con sus setenta y tantos hijos al hombro,
hasta que el que compone sátiras con visceras y culebras y desciende
de burgueses que se gotean, padeciendo el hambre quemante.

Todos los espantosos y dolorosos peones de las haciendas, los santos esclavos,
en los cuales, en terrible clamor, grita la muerte, abierta sobre sus
caras atroces, el alarido del inquilino, girando su látigo cansado, como lengua de tonto, la anciana acongojada, sobre sus pañuelos de miseria y sus finados,
a cuya faz retorna la historia de la explotación centenaria, la madre obrera, siempre parida, siempre sufriente, siempre grandiosa, el camarada de las fábricas, engrandecido y acuartelado en su gran
conciencia política, el rojo y piojento roto nacional de las calicheras, el colosal vagabundo, presidiario, limosnero, sobre el cual anda la araña
del Código y restalla el azote de la autoridad constituida, el cura macabro de los pueblos, con su religión apelillada como la sotana,
el policía que azota y humilla a su hermano de clase y de lecho, enga¬ñado por los filibusteros de la ley escrita —en el trasero- de «las cien familias»—,
los roñosos y rotosos seres, que adoran a Balmaceda entre sus piojos, los infelices empleados provincianos, que, durante miles de edades, se invitan a sollozar vino de lágrimas y nacen raídos, como la familia Díaz de Licantén, y son beatos y borrachos, los últimos huainas de la fornida y maldita Araucanía, los marinos y
los soldados de Chile... Aquellos que braman y lloran, desde el horror mineral de los conven¬tillos o los cementerios, y trabajan por la raza chilena, agonizando entre sus verdugos, ¡que enciendan aquí, en este cardumen de cantos, la bandera social, precisa y grandiosa, de la liberación proletaria!...

SATIRA (fragmentos) por PABLO DE ROKHA



Poetastros de Chile y abrómicos de Europa;
arrojad la cachimba, el rabel y la pluma
y oíd: yo quiero hablaros humildemente ahora;
vosotros habéis dicho las palabras más hondas
y sin embargo hay cosas que no se han dicho nunca.

Si pudiera fundir el universo entero
y fabricar con él una olla estupenda,
os pondría a cocer un siglo a fuego lento

bajo el sol encendido, como un terrón de fuego,
sobre el incendio del corazón de la tierra.
*
* *
¿Por qué cantáis, oh! brutos, a las carretas torpes,
a los amores fáciles, a las casitas viejas,
a las nenas de barrio, a los frailes, al hombre
pacato, mentecato, jorobado y deforme
y no cantáis la vida multiforme y compleja?

El mundo se transforma, trabaja, piensa y ríe
en la máquina actual, infinita y divina,
en la ciudad moderna, que es trágica y no es triste,
en el ilimitado Zaratustra de Nietzsche
y no en vuestros minúsculos gritos de sabandijas.
*
* *
Oh! multitud de escritorzuelos rufianes! ¿Con que vuestro lenguaje sobado y resobado, con que vuestras versainas fofas y equidistantes y con que vuestras actitudes miserables son algo?..ja! ja! ja!...No me mostréis el rabo!.
*
* *
Porque vosotros no cantáis al automóvil, que evoluciona, haciéndonos temblar con su bocina, ni el empuje violento de las nuevas cosmópolis, ni a las grúas, que son más bonitas que Adonis, oh! borregos de Júpiter, oh! vagas señoritas;

y donde hay un motor encendido y gigante; y donde hay una fábrica estupenda y gloriosa, y donde hay un palacio de cemento y de sangre o una gran muchedumbre de huelguistas con hambre, vosotros veis a una princesita que llora, *
* *
Hacer arte es hacer lenguaje, amados míos, lenguaje extraño, trunco, espantoso, deforme, dinámico, flexible y claro como un río para aquellos que tienen la luz puesta en sí mismos, la realidad de un cerro y el talento de un hombre. *
* *
Hacer arte es hacer que el devenir eterno, el correr infinito del tiempo y del espacio, se queden para siempre clavados al momento en que el hombre cogió a la vida, en un lienzo, en un poema trágico, o en un trozo de mármol.
*
* *
Malditos en la vida, malditos en la muerte! Esta sátira inmunda, que yo mismo desprecio, caiga sobre vosotros y quede en vuestras sienes como la gran corona del escarnio eminente con que os azoto el rostro y os escupo los sesos.

Y si algún día, tristes, con esa gran tristeza
del que se sabe inútil como materia bruta,
lloráis con lagrimeos miserables de bestias,
y cuando un día muertos, -si también os murierais,-
caigáis como pedazos de estiércol a la tumba,

Mi carcajada enorme estará con vosotros, tal como un moscardón sonando en los oídos,
y me tendréis presente clavándoos los ojos, azotándoos el alma con un mirar recóndito hasta el fin de la tierra y hasta el fin de los siglos.

GENIO Y FIGURA por PABLO DE ROKHA



A Winétt


Yo soy como el fracaso total del mundo, ¡oh Pueblos!
El canto frente a frente al mismo Satanás,
dialoga con la ciencia tremenda de los muertos,
y mi dolor chorrea de sangre la ciudad.

Aun mis días son restos de enormes muebles viejos,
anoche «Dios» lloraba entre mundos que van
así, mi niña, solos, y tú dices: «te quiero»,
cuando hablas con «tu» Pablo, sin oírme jamás.

El hombre y la mujer tienen olor a tumba;
el cuerpo se me cae sobre la tierra bruta
lo mismo que el ataúd rojo del infeliz.

Enemigo total, aúllo por los barrios,
un espanto más bárbaro, más bárbaro, más bárbaro
que el hipo de cien perros botados a morir.

DIEZ DEFINICIONES DE POESÍA por CARL SANDBURG



1.POESÍA es una proyección en el silencio de cadencias ordenadas a romper ese silencio con definidas intenciones de ecos, sílabas, longitudes de onda.

2.Poesía es el diario de un animal marino, viviendo cu tierra, deseoso de volar en el aire.

3.Poesía es una serie de explicaciones de la vida, perdiéndose en horizontes demasiado rápidos para explicaciones.

4.Poesía es una búsqueda de sílabas para arrojarlas a las barreras de lo desconocido y lo inconocible.

5.Poesía es el teorema de un pañuelo de seda amarillo anudado con acertijos, encerrado en un globo de colores atado a la cola de una cometa volando en un viento blanco contra un cielo azul en primavera.

6.Poesía es el silencio y la conversación entre la raíz de una flor que se debate bajo la tierra y el soleado capullo abierto de esa flor.

7.Poesía es el aparejo de la paradoja de la tierra acunando la vida y luego sepultándola.

8.Poesía es una inscripción fantasma que dice cómo son hechos los arco iris y por qué se van.

9.Poesía es una síntesis de jacintos y bizcochos.

10.Poesía es el abrir y cerrar de una puerta, que deja conjeturando a los que miran sobre lo que se ve por un instante.

UNO por TITO MANFRED



«And now we are one In everlasting peace». Exit music (for a film) - Radiohead.

Mira, mira, mira a Thom guiñarnos el ojo, he ahí la señal que aguardabas. Ahora, anídame muy dentro de ti, mamita Mía; esta noche necesito morderte las entrañas. Ven y amamántame con el zumo de todos tus pecados. Poesía y quebranto, lobos y esfinges, eso somos, ¿lo sabías? Claro que lo sabías. No me abortes nunca más, ¿ya? Ten piedad, mamita Mía, de este triste pajarito con alas de aserrín. Yo te amo y el mundo muere, ¿ves?

Editors - When Anger Shows




When Anger Shows
It creeps all over you like a dull ache
Think of all the things your hands could make
It pulls you to the ground like soaking wet gloves
The change in your face when anger shows

In that moment you realise that
Something you thought would always be there
Will die
Like everything else

These thoughts I must not think of
Dreams I can't make sense of
I need you to tell me its ok
These thoughts I must not think of
Dreams I can't make sense of
I need you to tell me its ok

You are a sleeping lion in your bed
I will not wake you
You're the moment
Love has passed
We all must learn to hate you
You're a memory from before
Please don't let me forget you
You're the wolves at my door

In that moment you realise that
Something you thought would always be there
Will die
Like everything else

These thoughts I must not think of
Dreams I can't make sense of
I need you to tell me its ok
These thoughts I must not think of
Dreams I can't make sense of
I need you to tell me its ok

How can you know what things are worth
If your hands wont move to do a days work?
How can you know what things are worth
If your hands wont move to do a days work?
How can you know what things are worth
If your hands wont move to do a days work?
How can you know what things are worth
If your hands wont move to do a days work?
How can you know what things are worth
If your hands wont move to do a days work?
How can you know what things are worth
If your hands wont move to do a days work?
How can you know...

These thoughts I must not think of
Dreams I cant make sense of
I need you to tell me its ok
These thoughts I must not think of
Dreams I cant make sense of
I need you to tell me its ok


CUANDO LA RABIA SE MUESTRA

Cuando la Rabia Se Muestra
Trepa por todo tu cuerpo como un dolor lánguido
Piensa en todas las cosas que tus manos podrían hacer
Te empuja al suelo como guantes empapados
El cambio en tu cara cuando la rabia se muestra

En el momento en que te das cuenta
De que algo que pensabas que siempre estaría ahí
Morirá
Como todo lo demás

Estos pensamientos en los que no debo pensar
Sueños que no tienen ningún sentido para mí
Necesito que me tranquilices
Estos pensamientos en los que no debo pensar
Sueños que no tienen ningún sentido para mí
Necesito que me tranquilices

Eres un león dormido en tu cama
No te despertaré
Eres el momento
El amor ha pasado de largo
Todos debemos aprender a odiarte
Eres un recuerdo de antes
Por favor no me dejes olvidarte
Eres los lobos en mi puerta

En el momento en que te das cuenta
De que algo que pensabas que siempre estaría ahí
Morirá
Como todo lo demás

Estos pensamientos en los que no debo pensar
Sueños que no tienen ningún sentido para mí
Necesito que me tranquilices
Estos pensamientos en los que no debo pensar
Sueños que no tienen ningún sentido para mí
Necesito que me tranquilices

¿Cómo puedes saber el valor de las cosas
Si tus manos no se moverán para realizar el trabajo de un solo día?
¿Cómo puedes saber el valor de las cosas
Si tus manos no se moverán para realizar el trabajo de un solo día?
¿Cómo puedes saber el valor de las cosas
Si tus manos no se moverán para realizar el trabajo de un solo día?
¿Cómo puedes saber el valor de las cosas
Si tus manos no se moverán para realizar el trabajo de un solo día?
¿Cómo puedes saber el valor de las cosas
Si tus manos no se moverán para realizar el trabajo de un solo día?
¿Cómo puedes saber el valor de las cosas
Si tus manos no se moverán para realizar el trabajo de un solo día?
Cómo puedes saber...

Estos pensamientos en los que no debo pensar
Sueños que no tienen ningún sentido para mí
Necesito que me tranquilices
Estos pensamientos en los que no debo pensar
Sueños que no tienen ningún sentido para mí
Necesito que me tranquilices

jueves, enero 27, 2011

ALU SI NATIONS ILUTIONS por SEÑOR QUIROFANO



El plan siempre será el mismo, caen los ángeles de fuego sobre la superficie de barro, un intervalo llamado Dios te permite levantar las raíces negras del pecho y lagrimas de tierra bañan el horizonte, las calles se pierden en el abismo verde, la misericordia es un abrazo de tiempo completo, se manifiesta a través del reconocimiento y el cambio de vereda, te hundes pequeño ser humano, con la facilidad de un dedo sobre el agua, una prisión de atmosferas de caídas verticales de fuerzas superiores con la luna roja sobre los edificios del alba de cada uno de tus dioses, oh diminuto ser, recibes el golpe con la esperanza que tu naturaleza te permite y huyes sin otra brújula más que tu latir.

Encuentras

El pétalo debajo de la almohada

DicesHambre y también dices

SilencioNo necesitas una voz articulada

Abandonas, bárbara tu lengua romance

Tribu

Te comunicas a través del miedo, romance


Sales de la cueva

Cubierto, cubierta

Escuchas el sonido del paraíso, y

¿Lo buscas, lo pierdes, lo encuentras?





El eterno agujero (eternidad es una variable dependiente), aquí, en las manos abiertas

del retroceder avanzando, en la quijada artificial de cada uno de los futuros que

persisten en ser escritos por corazones pequeños.


Señor Quirófano

SOMMEIL PARADOXAL por PABLO ESPINOZA BARDI




Las personas alrededor de la mesa empiezan a cambiar en formas complicadas e imprecisas. En aquellos rostros se forman profundos túneles, y a través de esos túneles puedes vislumbrar una locura de la cual no puedes escapar. El corazón se agita y sudas frío... y por los pasadizos formados en cada cabeza brotan miles de hormigas que son expulsadas hacia la mesa, agrupándose y apoderándose primero de tus manos, y luego de tus brazos y cuerpo. Al sacudirte las manos, ves que estas toman
dimensiones irreales, se expanden y contraen a medida que las alejas y acercas a ti. Ves como las paredes de la habitación se diluyen, mostrando la pesadilla oculta que se cuela sobre la infinidad de mundos que se expanden hacia el infinito. Terribles criaturas surgen apócrifas mostrando horrendos surcos en la piel contaminada con realidad... criaturas que emergen de los ángulos que dejaron de ser esquinas /... 45°..., 90°..., 180° 360° / se prostituyen como amenazantes pedazos de dioses nacidos del caos.
Resistes, cada vez llegas más lejos, hasta que punto aguantas... hasta cuanto puedes ver. Piensas si la carbamazepina o la fenitoína detienen ese ansiado proceso de libertad, de abrir la carne y salir proyectado hacia otras realidades... De
contemplar la galaxia interna, del Todo a la Nada y de la Nada al Todo. De viajar succionado por alcantarillado cósmico en donde...
un
1,97 8 9908 0CAES455334272CAES127CAES907CAES94 593 15 9.8 9 0CAES972 34122 8REM9 0 9REM4 5 8 342REM5 67 67 7 61 REM121REM5664447 87123REM456447REM661666212317 8 990674543REM656008REMCAES3427 65567100434565453 345REM7 99REM02 087 6REM111REMCAES94 856471190058 6 90967 8REM67587 6059REM110557342 8CAES3083834117 0 234 900REM43423412 0453REMCAES647474 83727 6474 824 556REM123REM4 67 8 8 9REM23412REM7 8743REM87 8121690 908431REM556199453456434REM65754REM16474 655239 099CAES4567 8 98 9577 6934CAES54542125REM552452 545 456234121987REM2 6541112536258 98547213REM1254 67 CAES443009REM7 98CAES12523656547CAES2458 6451231 871324CAESREM12545874574585REM325658CAES457 302
...de estrellas nacen y mueren, mueren y nacen. para comenzar todo de cero.
Nuestra realidad empieza a carcomer tú irrealidad rompiendo la tela del lienzo, alejándote vertiginosamente de la dimensión de Dalí, Beksinski, Bacon y Giger.
Y caes.......
Caes sin rumbo hacia el oscuro orificio de la mano infestada de hormigas de Buñuel... hasta emerger por el agujero de la oreja repleta de hormigas de Lynch. Del negro pasas nuevamente al jodido color... para despertar en esta, la realidad.
asquerosa.

miércoles, enero 26, 2011

Mario Benedetti "No te salves"

NO TE SALVES por MARIO BENEDETTI




No te quedes inmóvil al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora ni nunca
no te salves no te
llenes de calma no reserves del
mundo sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios no te
quedes sin labios no te duermas
sin sueño no te pienses sin
sangre no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo no
puedes evitarlo y congelas el
júbilo y quieres con desgana y te
salvas ahora y te llenas de
calma y reservas del mundo sólo
un rincón tranquilo y dejas caer
los párpados pesados como
juicios y te secas sin labios
y te duermes sin sueño y te
piensas sin sangre y te
juzgas sin tiempo y te
quedas inmóvil al borde del camino y
te salvas
entonces no te quedes conmigo.

Mario Benedetti "Rostro de vos"

ROSTRO DE VOS por MARIO BENEDETTI




Tengo una soledad tan
concurrida tan llena de
nostalgias y de rostros de vos de
adioses hace tiempo y besos
bienvenidos de primeras de
cambio y de último vagón

tengo una soledad
tan concurrida
que puedo organizada
como una procesión
por colores
tamaños
y promesas
por época
por tacto
y por sabor

sin un temblor de más me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten con mi
rostro de vos
estoy lleno de sombras de noches y deseos
de risas y de alguna maldición

mis huéspedes concurren
concurren como sueños
con sus rencores nuevos
su falta de candor
yo les pongo una escoba
tras la puerta
porque quiero estar solo
con mi rostro de vos
pero el rostro de vos
mira a otra parte
con sus ojos de amor
que ya no aman
como víveres
que buscan a su hambre
miran y miran
y apagan mi jornada
las paredes se van queda la noche
las nostalgias se van no queda
nada

ya mi rostro de vos cierra los ojos
y es una soledad tan desolada.

CORAZON CORAZA por MARIO BENEDETTI




Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce corazón coraza

porque eres mía porque no
eres mía porque te miro y muero
y peor que muero si no
te miro amor si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre y tienes frío
tengo que amarte amor tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque la noche pase
y yo te tenga y no.

lunes, enero 24, 2011

RESPONSO A EDUARDO DIAZ ESPINOZA por ALVARO LOPEZ BUSTAMANTE



Durante mucho tiempo no supe qué decir, o qué pensar respecto a la muerte de don Eduardo. se supone que ahora hable a nombre del Círculo de Artes Manuel Durán Díaz, de nuestro dolor, de nuestra pérdida, irreparable.

Pero, en suma, esto es inevitable, hablo a nombre propio, y espero interpretar, de alguna manera, el dolor de mis compañeros. porque no se puede hablar por otros, nunca.

Nosotros amamos a Don Eduardo, al Pelao Díaz. no importan los problemas, o complicaciones, o diferencias que hubieramos tenido... siempre lo quisimos. siempre.

Resulta impensable limitar a palabras la influencia, o el apoyo que don Eduardo tuvo en nuestras vidas.

Como dijo mi hermano Eduardo Farías, citando, a su vez, a Hemingway cuando hablaba del viejo Ezra Pound, don Eduardo fue un bel spirit.

Poseía una nobleza de espíritu que ya nos quisiéramos. acogió en su casa a personas de las mas distintas layas, toleró indignidades sólo porque quienes las proferíamos o profieren eramos sus discípulos.

Nos acogió como lo que fue, nuestro padre espiritual.

Nos enseñó a ser mejores personas, a ser fieles a nosotros mismos. en suma, si somos unos conchas de su madre, nos enseñó a asumirnos como tales.

Don Eduardo, para mí, fue un accidente feliz en mi vida. en él sentimos que el espíritu crítico, el sarcasmo, la irreverencia, eran el pan de cada día. algo impensado en esos tibios días de seudodemocracia que siguieron a la dictadura.

Con él me sentí, y creo concurrir con mis compañeros, nos sentimos mejores personas. porque nos formó. nos mostró, en la práctica, que la autocrítica es la mejor medicina, y que la autocomplacencia era la muerte, tanto artística como personal.

Porque nuestra ligazón con don Eduardo no es artística, sino personal. y aquí haré una digresión a título personal, que quienes participaron en sus talleres literarios pueden corroborar: don Eduardo no tuvo la menor influencia en mi forma de escribir, porque mi área es la escritura, pero sí me influyó, y profundamente, como un padre, en la manera de enfrentarla.

Esa es la impronta de un verdadero maestro.

No puedo hablar respecto a lo que hizo o fue antes de conocerlo. sé que sobrevivió los horrores de la dictadura. vi las marcas de la tortura en su cuerpo.

Quisiera tan sólo tener un fragmento de su entereza para enfrentar la vida.

Hemos llorado su muerte como quien llora la muerte de un familiar, pido perdón por decir eso a la familia de don Eduardo, pero es así. sé que no me recuperaré de su muerte hasta quién sabe cuando.

Don Eduardo no fue una persona perfecta, tuvo sus odiosidades, sus detalles. en fin, sus imperfecciones, como todos.

No quedó todo cumplido, sus sueños no se realizaron por completo, por ejemplo, quedó un libro inconcluso, libro extraordinario, respecto a la historia de la literatura antofagastina, que me parece debe ser un texto de referencia en el tema, cuando esté completo. porque será completado.

No puedo soportar la ausencia de don Eduardo. no sé cuando podré hacer paces con su ausencia. quizás nunca. este dolor, es inmenso.

Aún lo veo, burlándose del finado fajardo gajardo y sus "nubes de cemento", o bien, citando socarronamente, pero con absoluto respeto, a ese grande que fue Mario Bahamonde, que tenía mi mismo ridículo tono de voz. ja, ja.

Pienso ahora que también don Eduardo colaboró en la lucha contra Pinochet. esto me parece importante recalcarlo, porque, aunque no vivimos por completo el período, nos afecta aún, y debería ser un ejemplo, justamente, de la entereza que ya mencioné.

Y pienso, además, que con todas las presiones, todas las situaciones, todos los supuestos imponderables, Eduardo nunca se dio vuelta la chaqueta. Esta es una de las pocas veces en que lo he tuteado, y lo hago porque es el único momento que me parece adecuado hacerlo.

Eduardo nunca se dio vuelta la chaqueta, y esa es una lección para todos nosotros. En inteligencia, en consecuencia, en radicalidad.

El legado de don Eduardo, esa cosa inasible con la que nos podemos llenar la boca, en suma, somos nosotros, quienes fuimos sus discípulos. nuestra formación, buena parte de nuestra vida, es producto de la labor de don Eduardo.

Me siento un hijo de don Eduardo. me causó un profundo impacto emocional verlo en el ataud. porque, como me enseñó mi maestro, las cosas hay que decirlas como son: muerto, ataud, cenizas. es duro, pero es cierto. y ese, en suma, es su legado.

Hubiera querido que estas palabras las hubiera revisado don Eduardo. conociéndolo, se habría reído quizás, y puesto sus banderillas aquí y allá. tal vez hubiera querido más irreverencia, que aprovechara el momento para cagarme no sólo en la institucionalidad cultural, sino en los viejos caducos que siguieron pegados con el estalinismo, en los aparecidos que se vendieron para la comisión Valech, hubiera querido, estoy seguro, que hablara de los weones que utilizan sus cargos políticos para conseguir regalías, que hablara de la ineficiente seremi de cultura, que hablara de la poca renovación del discurso en la izquierda, cosa que conversamos y en la que concordamos poco antes de su muerte, como por ejemplo la transa que implica el acuerdo entre concerta y partido comunista por unos puestos, para comer un poco del pastel pero no para cambiar la situación social, por mucho que se llenen la boca con eso, porque los que siempre ganan son los que están en la cúpula, así me dijo don Eduardo tres semanas antes de su muerte y concurro con él.

En fin,como dijo un antiguo: "la vida es breve, el arte, extenso". sin embargo, esta cita de Hipócrates continúa con: "los hechos se precipitan, el experimentar es riesgoso, el juicio, difícil.".

don Eduardo estará siempre en nuestro corazón, porque es parte de él. continuaremos con su legado, con el Círculo de Artes Manuel Durán Díaz, porque esa fue una de sus últimas voluntades, y es algo que a nosotros nos parece necesario.

Muchas gracias.

PARAD LOS RELOJES por W.H. AUDEN




Parad los relojes y desconectad el teléfono,
dadle un hueso jugoso al perro para que no ladre,
haced callar a los pianos, tocad tambores con sordina,
sacad el ataúd y llamad a las plañideras.

Que los aviones den vueltas en señal de luto
y escriban en el cielo el mensaje «El ha muerto»,
ponedles crespones en el cuello a las palomas callejeras,
que los agentes de tráfico lleven guantes negros de algodón.

Él era mi norte y mi sur, mi este y mi oeste,
mi semana de trabajo y mi descanso dominical,
mi día y mi noche, mi charla y mi música.
Pensé que el amor era eterno: estaba equivocado.

Ya no hacen falta estrellas: quitadlas todas,
guardad la luna y desmontad el sol,
tirad el mar por el desagüe y podad los bosques,
porque ahora ya nada puede tener utilidad.

¡OH CAPITAN! ¡MI CAPITAN! por WALT WHITMAN



¡OH capitán!, ¡mi capitán!, nuestro viaje terrible ha terminado;
el barco ha sufrido todas las embestidas, el premio que
buscábamos está ganado; el puerto está cerca, oigo las campanas, el pueblo que te
aclama,
los ojos siguiendo la quilla impertérrita, la nave imponente y audaz:

Pero ¡oh corazón!, ¡corazón!, ¡corazón!
Oh las sangrantes gotas rojas,
allí donde en el puente yace mi capitán,
tendido frío y muerto.

¡Oh capitán!, ¡mi capitán!, levántate y escucba las campanas;
levántate —por ti es lanzada la bandera —por ti trinan
los clarines;

por ti ramos y coronas encintadas—por ti las playas
apiñadas;
claman por ti, la ondeante muchedumbre; sus rostros
ansiosos volteándose;

¡Bueno capitán!, ¡padre mío!
Mi brazo bajo tu cabeza;
es un sueño que en el puente,
estés tendido frío y muerto.

Mi capitán no responde; sus labios están pálidos e inmóviles ;
mi padre no siente mi brazo, no tiene pulso ni voluntad;
el barco ha anclado sano y salvo, su viaje cumplido y terminado;
del viaje terrible, el barco triunfante regresa con su objeto ganado;

¡Playas, alegraos, y repicad campanas!
Pero yo, con pasos tristes,
recorro el puente donde yace mi capitán
tendido frío y muerto.

viernes, enero 21, 2011

Wittgenstein. Sobre el Lenguaje

WITTGENSTEIN IV




No es que siempre que uno grita tiene dolor; más bien si grita bajo ciertas circunstancias difíciles de describir y se comporta de una manera difícil de describir, decimos que tiene dolor o que verosímilmente tiene dolor. - ¿Y qué son los dolores? - Pues tengo que poder explicar esta palabra. / Bien, lo pincho quizás con una aguja y digo: esto son dolores. Pero, de acuerdo con lo de más arriba, esto no puede ser tan sencillo de explicar. Pues el concepto total 'dolores' estará enmarañado.

El modo en que aprendemos a usar la palabra y, por lo tanto, la manera en que se usa, es más complicado, más difícil de describir. Se enseña al principio, por ejemplo, bajo ciertas circunstancias en las que no hay ninguna duda, esto es: donde la duda no se plantea.
La inseguridad, que siempre existe, no es la de si quizás finge (pues él podría incluso figurarse que finge), sino más bien la complicada conexión de las palabras 'tener dolor' con la conducta humana. Cuándo tal concepto es útil, es otra cuestión.
¿Cuándo puedo aprender a describir esas circunstancias? ¿Se me ha enseñado? ¿O qué tendría que observar con este fin?

Y en tan mínima medida puedo describir las circunstancias en las que se dice que alguien simula, finge dolor.

¿Tiene interés tal descripción? Muchas cosas de ella son de interés bajo determinadas circuns-tancias.

¿Por qué no puedes estar seguro de que alguien no simula? - «Porque no se puede mirar
en su interior».
Pero si pudieses, ¿qué veríasallí? «Sus pensamientos secretos».
Pero si sólo los expresa en chino, - ¿a dónde debes mirar entonces? «¡Pero no puedo
estar seguro que los expresa verazmente!»

Pero ¿a dónde debes mirar para averiguar si los expresa verazmente?

También: lo que sucede en el interior sólo tiene significado en el flujo de la vida.

WITTGENSTEIN III




Sólo puedo adivinar lo que él calcula en la cabeza. Si fuera de otro modo, podría informar de esto a otro y obtener la confirmación del que calcula. Pero ¿sabría yo entonces respecto de todos los que calculan, lo que calculan? ¿Cómo hago la conexión con ellos? Bien, aquí puede suponerse lo uno o lo otro.

¿Qué sé cuando sé que alguien está triste? O: ¿Qué puedo hacer con este conocimiento? - Sé, por ejemplo, qué ha de esperarse de él.

Pero si también sé ahora que esto y aquello le animará, entonces esto es otro género de saber.

Incluso si yo oyese todo lo que se dice a sí mismo, sabría tan poco acerca de a qué se refieren sus palabras como si leyese una oración en la mitad de una historia. Incluso si supiese todo lo que ahora pasa dentro de él tampoco sabría a qué se refieren, p. ej., los nombres y las figuras de sus pensamientos.

Así pues, no puedes esperar que un hombre sea más transparente que, p. ej., un arcón cerrado.

Pero queda en pie esto: que algunas veces no sabemos si uno tiene un dolor o si sólo lo simula.
Y si fuese de otro modo, habría distintas posibilidades.
Tenis sin pelota - hablar silencioso y lectura del movimiento de la boca.

Porque hay cosas que nunca se olvidan

WITTGENSTEIN II



«La palabra (en el poema) no es algo diferente de una figura de lo que significa» —
Si la oración me puede aparecer como una pintura en palabras ('Alegres canciones resuenan en el verde paraje.

Pero si la oración me puede aparecer como una pintura en palabras, e incluso cada una de las palabras de la oración como una figura, entonces ya no es tan sorprendente que una palabra emitida fuera de cualquier contexto y sin propósito parezca llevar en sí misma un significado determinado.

Vivencia de la dirección.

Piensa aquí en un género particular de ilusión, que arroja luz sobre estas cosas,

¿Hasta qué punto una representación, una palabra, etc., es un germen? Es el comienzo de una interpretación.

Podía ver una porción de una línea y decir después que era la espalda de N. y después que era N., el cual..., etc. Pero no he concluido a partir de la línea, que ésta era la espalda, etc.

. Ahora bien, qué significa que al buscar un nombre o una palabra se siente, se tiene la vivencia de, un vacío que sólo encaja con una única cosa, etc. Bien, esas palabras podrían ser la expresión primitiva, en lugar de la expresión «Tengo la palabra en la punta de la lengua». La expresión de James sólo es, de hecho, una paráfrasis de lo acostumbrado.

WITTGENSTEIN I




'Llamar la atención' es un género de concepto diferente de (y emparentado con) el 'fenómeno de llamar la atención'.

¡Pero ¿no son el pensar y el decir géneros diferentes?! ¿Y no lo es el pensar que te llama la atención?
Puedo decirme internamente estas o aquellas palabras, sin pensar en su contenido.
Pensar y hablar en la imaginación (no digo «hablar con uno mismo») son conceptos distintos.
¿Es el que te llame la atención: mirar y pensar? No. Aquí se cruzan muchos conceptos.

Cómo sabe el químico que en este lugar de la estructura se encuentra un átomo de Na. Es una pregunta sobre el criterio, no una pregunta psico-lógica.

Un niño aprende una manera determinada de escribir nuestras letras, pero no sabe que hay maneras de escribir y no conoce el concepto de manera de escribir.
— Si no, no se podría llamar a esto ciertamente una ceguera.

— Ahora bien, su defecto estará emparentado en cierta manera con éste.
Pero si quiero decir «Esta palabra (en el poema) estaba aquí como una figura...

PUBLICIDAD 1905 REVISTA ZIG ZAG III

PUBLICIDAD 1905 REVISTA ZIG ZAG II

PUBLICIDAD 1905 REVISTA ZIG ZAG

jueves, enero 20, 2011

A HELEN por EDGAR ALLAN POE




Sólo la vi una vez, hace unos años;
no diré cuántos, mas no fueron muchos.
Fue una noche de julio; de la luna
llena —que como tu alma se elevaba
abriéndose un camino por el cielo—,
un velo luminoso descendía
quedo, caliente y soñoliento, sobre
los levantados rostros de mil rosas
que crecían en un jardín de ensueño
por donde el aire andaba de puntillas;
caía sobre el rostro de esas rosas
que, a cambio de esta luz de amor, cedían
su alma olorosa en una muerte estática;
caía sobre el rostro de esas rosas
que en el jardín morían sonriendo,
encantadas por ti, por tu presencia.
Ataviada de blanco, reclinada

te vi entre las violetas, y la luna
caía sobre el rostro de las rosas
y sobre el tuyo, alzado a la tristeza.
En la noche de julio, ¿fue el destino,
el destino (también dolor se llama)
quien me hizo detener ante la puerta
aspirando el aroma de las rosas?
Todo el odiado mundo reposaba,
menos tú y yo. Detúveme mirando,
y todo se esfumó súbitamente.
(Recordad que el jardín era encantado.)
Huyó el brillo perlino de la luna,
y dejaron de verse los senderos,
las flores y los árboles dolientes;
y murió la fragancia de las rosas
entre los brazos de la brisa amante.
Menos tú, todo, todo había expirado;
menos la luz divina de tus ojos,
menos tu alma en tus alzados ojos.
Solamente a ellos vi, todo mi mundo;
sólo a ellos durante varias horas,
hasta que se ocultó por fin la luna.
¡Qué alentadora historia yo creía
leer en sus esferas celestiales!
|Qué dolor y a la vez qué alta esperanza!
|Qué quieto y silencioso mar de orgullo!
¡Qué atrevida ambición! Mas, ¡qué insond
honda capacidad para el amor!
Mas al fin se ocultó la amada Diana
en un lecho de nubes tormentosas;
v lu le deslizaste entre los árboles,
lejos, pero quedáronse tus ojos.
No quisieron marcharse; aún no se han
Alumbraron mi senda solitaria;
no me dejaron, como mi esperan/a.

A través de los años, son mi guía.
Mis servidores son, y yo su esclavo.
Encender y alumbrar es su destino; mi deber,
ser salvado por su lumbre,
purificado por su luego eléctrico,
santificado por su elíseo fuego.
De belleza, que es fe, llenan mi alma.
Me postro ante esos astros
de los cielos en las tristes vigilias de mi noche,
y al meridiano resplandor del día
aún los contemplo; dos centelleantes,
dulces Venus, al sol inextinguibles.

LA DURMIENTE por EDGAR ALLAN POE




A medianoche, en el mes de junio,
me encuentro bajo la luna mística.
Un vaho pesado, húmedo, oscuro,
de su contorno de oro se exhala
y gota a gota fluye suave
sobre la quieta cima del monte,
y soñolienta, musicalmente,
resbala al valle del universo.
Cae el romero sobre la tumba;
sobre la ola se acuesta el lirio;
envuelta en niebla, yace la ruina
que en el reposo se desmorona.
Como el Leteo —¡mirad!—,el lago
concientemente se hunde en el sueño
ni aun para el mundo despertaría.
Toda belleza duerme; y reposa,
Con las ventanas al cielo abiertas,

Irene, junto con sus destinos.
¡Oh ilustre dama!
¿Bien te parece esa ventana que da a la noche?
Del árbol, entran los juguetones aires,
riendo, por la persiana; los incorpóreos,
mágicos aires que fuera y dentro
vuelan del cuarto y las cortinas
del tornalecho mueven tan brusca,
terriblemente, sobre tus quietos,
cerrados ojos donde tu alma duerme escondida,
que por los suelos y
por los muros danzan las sombras como fantasmas.
¡Señora amada!
¿No tienes miedo?
¿En qué y por qué, di, estás soñando?

De muy lejanos mares llegaste, tú,
maravilla de estos jardines.
Es muy extraña tu palidez y
aún más extrañas tus largas trenzas
en el silencio grave y solemne. .
La dama duerme.
¡ Puede su sueño, que ya se alarga, ser tan profundo!
¡ La tenga el cielo bajo su guarda!
En un sagrario trocado el cuarto,
su lecho en uno más melancólico,
ruego a Dios que ella repose siempre
sin que sus ojos abra ya nunca,
mientras sombríos espectros vagan.
Mi amada duerme.
¡ Pueda su sueño ser tan profundo como es constante!
Que los gusanos se arrastren
suaves junto a su cuerpo.
Que allá en el bosque para ella
alcen una alta tumba,
una alta tumba que triunfalmente

abra sus puertas aladas sobre
los blasonados paños mortuorios
de los sepulcros de su familia;
una alta tumba, sola y remota,
a cuYa losa lanzó de niña
inútilmente más de una piedra,
sin que tras ella jamás oyese
eco ninguno, y temblorosa
—¡ pobre hija de la culpa! — pensaba
que eran los muertos los que gemían.

miércoles, enero 19, 2011

Corazón Delator de Edgar Allan Poe. Animación de 1953 (subtitulado)

LILAT AL WAHDA por GONZALO ROJAS


Cuando muere el muerto no es que muera entera la totalidad
del desnacido, queda el alambre
de la memoria, un alambre
tenso, irreal, de unos diez metros
de amor, los parientes
hacen la figura y cuelgan
de la tirantez del hilo toda esa leva
de fornicios y precipicios que es por último el hombre
y su desnudez, sus éxtasis
diminutos en el cráter, ese olor
a Especie que olió abajo en los pelos
de las muchachas, así
no es que ése que está ahí se haya ido, ha
salido para entrar
generación tras generación a la bestialidad
insaciable del espíritu, ahí quedan
flameando en la filmación los pantalones, los calzones.

La muerte y el alambre: da risa
a lo que uno se expone. Todo
por aparecer con letras grandes a 10.000
el centímetro para que se sepa. Los esquimales
se enfrían sin alarde, pasan
la primera noche con naturalidad, ¿quién anda ahí, vuelco de fortuna? Total uno se enciende y se apaga.

Y déle con pensar pensamiento. Cambio casa habitada
por deshabitada. Que el techo
sea alto y propicio
para la ventilación del pez
cuya agua es distinta
allá abajo.
—El corrupto serás tú, ¡hipocrite lecteur! Tu madre será puta.
Los locos somos hijos de Dios.

CONFIANZAS por JUAN GELMAN




se sienta a la mesa y escribe "con este poema no
tomarás el poder" dice "con estos versos no harás la
Revolución" dice "ni con miles de versos harás la
Revolución" dice

y más: esos versos no han de servirle para que
peones maestros hacheros vivan mejor coman mejor
o él mismo coma viva mejor ni para enamorar a una
le servirán

no ganará plata con ellos
no entrará al cine gratis con ellos
no le darán ropa por ellos
no conseguirá tabaco o vino por ellos

ni papagayos ni bufandas ni barcos ni toros ni
paraguas conseguirá por ellos si por ellos fuera la
lluvia lo mojará no alcanzará perdón o gracia por
ellos

"con este poema no tomarás el poder" dice "con
estos versos no harás la Revolución" dice "ni con
miles de versos harás la Revolución" dice se sienta a
la mesa y escribe

POSTMODERNISMO según EUGENIO DITTBORN

LA SEGUNDA VENIDA por W.B. YEATS



En vueltas y más vueltas por dilatada espira
el halcón ya no puede oír al halconero;
desperdígase todo; el centro ya no centra;
cunde escueta anarquía sobre la tierra entera,
surge la marejada sanguífera, y ahógase
dondequiera el ritual de la inocencia;
los mejores no tienen convicción,
pero sobra intensiva pasión a los peores.

Una revelación, sin duda, nos aguarda;
sin duda se prepara la Segunda Venida.
¡La Segunda Venida! No bien digo tal frase
cuando una vasta imagen del Spiritus Mundi
me turba la visión: en arenas desérticas
la forma de un león con cabeza de hombre
y cruel mirada fija como el mirar del sol
mueve sus lentos muslos, mientras aves del yermo
alredor enmadejan sus sombras indignadas.
Recae la tiniebla, mas ahora lo sé:
estas veinte centurias de sueño congelado
una oscilante cuna las volvió pesadilla,
y al filo de su hora, ¿qué bosquejada bestia
hacia Belén se arrastra para nacer al fin?

LA DOCTRINA DEL SCHOCK por RODRIGO RAMOS BAÑADOS





“La doctrina del shock” de Naomi Klein es un libro necesario para entender cómo nos transformamos en el país que somos. Klein es un periodista canadiense de corte progresista, cuyas investigaciones le han valido diversos premios y el respeto de los intelectuales más influyentes del mundo.
Si se puede resumir, el libro del 2007 sostiene que los gobiernos y las compañías usan desastres naturales, como el tsunami asiático, y otros provocados por el hombre, como la guerra en Irak, los ataques del 11 de septiembre del 2001 y en especial las dictaduras en Latinoamérica, para aprobar políticas amistosas a las empresas y transformar sociedades desde la raíz. Todo esto, se puede denominar como capitalismo desastre.
En este sentido, Naomi Klein le arroga a Milton Friedman, el gurú de la célebre escuela de economía de Chicago –en la guerra fría-, la invención de la doctrina del shock.
El shock tiene dos momentos cruciales: Desastre y reconstrucción. En cuanto al desastre puede ser natural o provocado por el hombre. La reconstrucción es donde entra el engranaje capitalista y el sometimiento de las masas.
El shock, en el fondo, es la técnica de sometimiento de las masas o el “receteo” de la sociedad. Los gobiernos actuales necesitan del shock, de ahí la comunión: capitalismo y militarismo. La evidencia actual la encontramos en Irak. Antes lo fue Rusia y China.
Sin embargo el primer país del mundo donde se aplicó “doctrina del schock”, según documentos desclasificados de la CIA, fue en el Chile post 1973.
En nuestro país se dieron las condiciones para el experimento. Fuimos ratones de laboratorio.
Todo comenzó a principio de los años 60, cuando la CIA alertada por el avance del desarrollismo en el Cono Sur (Argentina, Uruguay y Chile) y su tendencia a la izquierda, decidió interferir. De esta manera se materializó un convenio entre la U. de Chicago y la U.Católica, para que jóvenes chilenos estudiaran economía bajo la doctrina de Friedman, que fundamentalmente propiciaba el libre mercado en su sentido más extremo -al final, el mercado lo regula todo-.
Una vez llegados los primeros profesionales de Chicago, conocidos como los “Chicago Boys”, armaron su “iglesia” en al U. Católica.
Con la llegada de Allende al poder, la intervención estadounidense fue descarada. El momento para los “Chicago Boys”, llegó con Pinochet. La implementación de sus experimentos de libre mercado y su ola de privatizaciones en un principio jaqueó la economía. Aumentó la cesantía. Aumentó el hambre. Sin embargo la represión de la época, con electroshock de por medio, mantuvo aplastada a la gente.
En un momento Pinochet dudó del manejo de los “Chicago Boys”, sin embargo estos le trajeron a su carismático gurú. Pinochet quedó encantado con Friedman, y las privatizaciones continuaron para felicidad de los especuladores –en definitiva, los nuevos ricos del país, Piñera, uno de ellos- y para desgracia de la gente. El estado de bienestar de los años 60 en definitiva pasó a la arqueología.
Lamentablemente parte de la historia de Chile, se encuentra en los archivos de la CIA.
Actualmente en Chile, 7 comunas o un poco más viven como en Noruega u otro país desarrollado, y el resto de Chile transpira. Según Friedman, esto es el "milagro chileno".

martes, enero 18, 2011

CONCLUSIONES ACERCA DE LA POESIA por EZRA POUND



He aquí una lista de hechos acerca de la cual tanto yo como otros 9,000,000 de poetas hemos parloteado hasta el cansancio:

1. La primavera es una estación agradable. Las flores, etc., etc. brotan y abren sus pétalos, etc., etc.

2. Las fantasías de un jovencito. Ligeras, pesadas, alegres, etc., etc.

3. El amor, un cosquilleo delicioso. Indefinible, etc.
a) De día, etc., etc., etc. b) De noche, etc., etc., etc.

4. Los árboles, las colinas, etc., gracias a una naturaleza providente, presentan una distribución diversa, en diversos lugares.

5. Los vientos, las nubes, las lluvias, etc. aletean a través y por encima de ellos.

6. Los hombres aman a las mujeres. (Es más poético en singular, pero el verbo conserva la misma forma.)

(En Grecia y en los países paganos, los hombres amaban a los hombres, pero esto ya ni se menciona en una sociedad educada, a menos que sea en un sentido purificado.) No me atraen las costumbres paganas, pero mis prejuicios personales no forman parte de la materia poética. Además, no me puse precisamente lascivo en A.L.S. No obstante, en los seis puntos antes mencionados, creo que puedes encontrar lo importante de la materia poética de todos los tiempos. Espera: cabe añadir:

7. Los hombres participan en las batallas, etc., etc.

8. Los hombres salen de viaje.

Más allá de esto, los hombres piensan y sienten ciertas cosas y ven ciertas cosas no con la visión corporal. Y ahora que comienzo a interesarme, ¿el público en general, el demasiado insensible, se queda dormido? Ni modo. Para terminar ya con este altercado, si Ío que me quieres decir es que A.L.S. es un libro más bien melancólico y desagradable, en eso estamos de acuerdo. Lo pensé en Venecia. Le quité una serie tremendamente melancólica de diez sonetos — al estilo del Thompson de City oj Dreadful Night— que, poéticamente, tienen momentos bastante finos. Escribí, o lo intenté al menos, con un poco de luz del sol de la cual una parte —demasiado para mi sentido crítico— se imprimió. Sin embargo, lo importante de la obra (digamos, 30 de esos poemas) es el trabajo más acabado que he hecho hasta ahora...
Y respecto a los "logros últimos de la poesía", ¿a qué te refieres?...
Me gustaría, fuera de broma, que definieras esos logros últimos de la poesía. Por supuesto que no estaremos de acuerdo.

Eso sería demasiado poco interesante. A ver si puedo hacer una enumeración:
1. Pintar la cosa tal como la veo.
2. La belleza.
3. La liberación de lo didáctico.
4. Pasaría al menos como "buena educación" ser eco de unas cuantas personas
que, hay que reconocerlo, lo hacen mejor o más brevemente. La simple originalidad,
desde luego, está fuera de toda discusión.
Además, la Ponchera se encarga de eso.
Y, en fin, no olvides que no intento escribir para el público. No puedo. No tengo ese tipo de inteligencia. "Para quienes aman la misma belleza que yo amo, y de la misma manera que yo".

(fragmento de una carta a William Carlos Williams)

50 RAZONES PARA AMAR A WITTGENSTEIN por ROLAND JACCARD



1) Porque el papel que prefirió desempeñar fue el de un aristócrata fracasado.

2) Porque jamás escribió "Heil Hitler" como Heidegger y porque no siguió al Partido Comunista como Sartre.

3) Porque creyó en la amistad. Un amigo, decía, es alguien con quien uno puede gastar kilómetros de tonterías.

4) Porque el fantasma de Otto Weininger, profeta atormentado y suicida, le acompañó hasta su muerte.

5) Porque repudió la herencia familiar que hacía de él uno de los hombres más ricos de Europa.

6) Porque uno de los escasos consejos morales que dio a sus alumnos durante sus últimos años fue: "En la vida, uno no debe estorbar".

7) Porque era necesario que alguien limpiase los Establos de Augías del mundo intelectual. Wittgenstein estuvo siempre sorprendido de haber sido escogido para esa tarea.

8) Porque cuando Bertrand Russell le anunció que iba a crear una Organización Mundial para la Paz y la Libertad, él se burló. "Supongo, dijo entonces Russell, que usted preferiría fundar una Organización Mundial en favor de la Guerra y el Esclavismo". Y Wittgenstein consintió entusiasmado: "Sí, prefiero más bien eso".

9)Porque proclamó que el filósofo no es ciudadano de ninguna comunidad de ideas. Es esta condición de forastero lo que hace a un filósofo.

10)Porque aconsejó al editor del Tractatus Lógiko-Philosophikus agregar al libro una docena de hojas blancas para que el lector pudiese escupir su odio por no haberle comprendido. Le sugirió igualmente imprimir en la carátula su fecha y hora de nacimiento a fin de que quienes creyesen en la astrologia pudiesen establecer su horóscopo.

11) Porque su ideal fue el de concentrar una nube de filosofía en una gota de gramática.

12) Porque se preguntaba permanentemente: qué hacer cuando no se tiene más que un cierto talento y éste comienza a desaparecer. No sería mejor desaparecer con él?.

13) Porque cuando se enteró que estaba afectado de un cáncer en la próstata, lo que le afligió no fue el diagnóstico sino la afirmación de su médico de que poseía una terapia eficaz. "No tengo ningún deseo de continuar viviendo", le aseguró Wittgenstein.

14) Porque decía: "Mis reflexiones son como esos avisos colocados sobre los distribuidores de boletos en las estaciones del tren en Inglaterra: "Is your jorney really necessary?", como si alguien al leer esto pudiese decir: "On second thoughts, no".

15) Porque él jamás usó corbata.

16) Porque consideraba la bomba atómica como una medicina amarga pero saludable.

17) Porque, fiel a Schopenhauer, juzgaba criminal procrear niños, como se lo explicaba a una alumna enamorada diciéndole que eso era simplemente lanzar a un ser más en este mundo miserable. El juzgaba, igualmente, que de todas maneras las personas viven demasiado tiempo.

18) Porque tenía una conciencia exacerbada de sus pecados sin ninguna esperanza de redención. El no podía imaginar a Dios de otra manera que como a un juez implacable.

19) Porque encontraba vulgares todas las formas de argumentación filosóficas. El no deseaba, le confesó a Russell, ensuciar una flor con manos cubiertas de lodo.

20) Porque se planteaba la pregunta: "¿A dónde va el presente cuando se hace pasado y dónde está el pasado?". He aquí, decía él, una de las más grandes fuentes de dificultades filosóficas.

21) Porque existen extrañas afinidades entre Wittgenstein y Thelonious Monk. No se puede imitar ni a uno ni a otro: son demasiado complicados, demasiado personales. Son músicos del silencio.

22) Porque Ingerborg Bachmann le consagró su tesis doctoral.

23) Porque Isabelle Huppert ofrece un curso sobre Wittgenstein en Malina, el film de Werner Schroeder.

24) Porque el film de Michael Haneke, 71 fragments d'une chronologie du Hasard, está directamente inspirado en su filosofía; en tanto que el del inglés Derek Jarman, titulado Wittgenstein, está inspirado en su biografía.

25) Porque veía en Freud uno de los grandes demiurgos estéticos de la modernidad que no solamente cambió nuestra mirada sino que creó un ojo nuevo.

26) Porque él decía que en filosofía el que gana la carrera es aquél que es capaz de correr más lentamente. O también: el que llega de último a la meta. "Los filósofos, escribió, deben saludarse entre ellos de esta manera: 'tómate tu tiempo'".

27) Porque cuando se le preguntaba porqué hacía filosofía él respondía que no era bueno en otra cosa, y que además, filosofando no se hacía daño más que a sí mismo.

28) Porque tenía el sentimiento profundo de estar de más en el mundo y porque se avergonzaba de no haber intentado suicidarse.

29) Porque era de la misma estirpe que la de Louise Brooks, otra schopenhauriana inscrita en la Escuela de la Renunciación, que preguntaba a los transeúntes por el camino del infierno, y que quemó sus confesiones por temor a engañarse ella misma.

30) Porque prefería siempre las malas noticias sobre las buenas, justificando así sus sombríos presentimientos; y porque entre sus citas preferidas estaba ésta de Gottfried Keller: "No olvides nunca, cuando todo va bien, que no es obligatorio que todo sea así".

31) Porque durante el curso de una conferencia memorable él amenazó a Karl Popper con un atizador de chimenea.

32) Porque sin él no conoceríamos Le Neveu de Wittgenstein, esa obra maestra de Thomas Bernhard.

33) Porque juzgaba absurdo leer artículos de filosofía en la célebre revista Mind, en tanto se encontraba más substancia en las novelas policíacas publicadas por Street and Smith.

34) Porque una de sus expresiones favoritas era: "Leave the bloody thing alone" ("Fous done la paix a tout ca") que él pronunciaba solemnemente y que significaba más o menos que las cosas estaban bien como estaban y que no era necesario intentar, de ninguna manera, cambiarlas.

35) Porque cuando terminaba uno de sus cursos se precipitaba a un cine cercano para ver un western o una comedia musical. Él se hacía siempre en la primera fila.

36) Porque él sabía que el trabajo en filosofía es de entrada un trabajo sobre uno mismo. No se escribe más que desde donde uno se encuentra.

37) Porque él daba este consejo: "No juegues con las profundidades ajenas".

38) Porque decía: "No te avergüences de proferir absurdos. Cuídate de tu propia absurdidad".

39) Porque desconfiaba de la enseñanza de la filo-sofía en la universidad, de la cual decía: "no puede ser un trabajo honesto más que por puro milagro".

40) Porque era experto en el arte de vérselas con los trucos de los discursos. Si Diógenes refutó el lenguaje de los filósofos a través del de los payasos, Wittgenstein encendió la hoguera de nuestras vanidades filosóficas.

41) Porque aborrecía la vulgarización filosófica que lleva a las personas a hacerles creer que comprenden lo que no pueden comprender.

42) Porque, con más de cincuenta años, fue capaz de vivir historias de amor horriblemente complicadas con personas muy jóvenes.

43) Porque consideraba que era muy difícil, pero muy honesto, intentar pensar la propia vida antes que resolver problemas de lógica. ¿De qué sirve ser un lógico si no se es un hombre?, se preguntaba.

44) Porque fue un monje frustrado, lo que no escapó a su mejor biógrafo con el nombre predestinado de Monk.

45) Porque provocó la ira de Gilíes Deleuze que, convertido en Fiscal, le acusó de querer asesinar la filosofía.

46) Porque durante la Primera Guerra Mundial se ofreció como voluntario para las misiones más difíciles. Creía que el miedo nace de una falsa concepción de la existencia. En las trincheras leía a Tolstoi, Schopenhauer y Nietzsche.

47) Porque decía que sólo pensando cosas descabelladas pueden los filósofos resolver sus problemas.

48) Porque, invitado a dar una conferencia al Círculo de Viena, centro del empirismo más radical, prefirió leer poemas místicos de Rabindranath Tagore.

49) Porque pensaba que el ansia de honores es la muerte del pensamiento.

50) Porque le respondió a Russell que intentaba disuadirlo de irse a vivir solo a Noruega durante dos años, que él prostituía su espíritu hablando sólo con gentes inteligentes. "Le dije que sería una sombra, cuenta Russell, y él me replicó que detestaba la luz. Le dije entonces que estaba loco, y él me dijo: 'Dios me guarde de la salud mental'".
Por eso amamos a Wittgenstein.

BIMINISTROS por MONO HOSTIL

lunes, enero 17, 2011

LA METAMORFOSIS DEL VAMPIRO por CHARLES BAUDELAIRE



La mujer, entre tanto, retorciéndose igual que una serpiente en las brasas,
y amasándose los pechos por encima de las ballenas del corsé
dejaba deslizar de su boca de fresa estas palabras impregnadas de almizcle:
—«Tengo los labios húmedos y conozco la ciencia
de perder en una cama la antigua conciencia.
Seco todas las lágrimas en mis pechos triunfantes
y hago que los viejos se rían con risas infantiles.
¡Para quien me ve desnuda y sin velos, sustituyo
a la luna, al sol, al cielo y a las estrellas!
Cuando aprisiono a un hombre con mis temidos brazos,
o cuando abandono mi busto a los mordiscos,
tímida y libertina, frágil y robusta,
soy, mi querido sabio, tan experta en deleites
que sobre ese colchón que se desmaya de emoción,
¡los ángeles impotentes se condenarían por mí!»

Cuando me hubo chupado toda la médula de los huesos,
y me volví hacia ella con languidez
para darle un beso de amor, ¡no vi más
que un odie tic flancos viscosos, rebosante de pus!
En mi helado terror, cerré los ojos,
Y cuando volví a abrirlos a la viva claridad,
a mi lado, en lugar del fuerte maniquí
que parecía haber hecho provisión de sangre,
entrechocaban en confusión unos restos de esqueleto
que producían un grito como el de una veleta
o el de un cartel que, en la punta de una vara de hierro,
el viento balancea en las noches de invierno.

EL VAMPIRO por CHARLES BAUDELAIRE



Tú que, como una cuchillada,
has entrado en mi corazón quejumbroso;
tú que, como una manada
de demonios, enloquecida y adornada, viniste,

de mi espíritu humillado
a hacer tu lecho y tu dominio;
—infame a quien estoy ligado
como el forzado a la cadena,

como al juego el jugador empedernido,
como el borracho a la botella,
como a los gusanos la carroña,
—¡maldita, maldita seas!

He rogado a la rápida espada
que conquiste mi libertad,
y he dicho al pérfido veneno
que socorra mi cobardía.

¡Ay! El veneno y la espada
me han desdeñado y me han dicho;
“no eres digno de que te liberen
de tu maldita esclavitud”

¡imbécil! —de su imperio
si nuestros esfuerzos te libraran
¡tus besos resucitarían
el cadáver de tu vampiro!»

HIMNO A LA BELLEZA por CHARLES BAUDELAIRE



¿Vienes del cielo profundo o sales del abismo, oh Belleza?
Tu mirada, infernal y divina,
vierte confusamente la buena acción y el crimen,
y se puede por eso compararte al vino.

Contienes en tus ojos el ocaso Y la aurora;
esparces perfumes como una tarde de tormenta,
tus besos son un filtro y tu boca un ánfora
que vuelven cobarde al héroe y valiente al niño

¿Sales del negro abismo o bajas de los astros?
El Destino hechizado sigue tus enaguas como un perro;
siembras al azar el gozo y los desastres,
y lo gobiernas todo sin responder a nada.

Marchas sobre los muertos, Belleza, de los que te burlas;
de tus joyas el Horror no es la menos encantadora,
y el Asesinato, entre tus más queridos colgantes,
sobre tu vientre orgulloso danza amorosamente.

La efímera deslumbrada vuela hacia ti,
candela, crepita, arde y dice: ¡Bendigamos esta antorcha!
El amante jadeando inclinado sobre su bella
parece un moribundo acariciando su tumba.

¿Qué importa que tú vengas del cielo o del infierno,
¡oh Belleza!, ¡monstruo enorme, espantoso, ingenuo!,
si tus ojos, tu sonrisa, tus pies, me abren la puerta
de un Infinito al que amo y nunca he conocido?

De Satán o de Dios, ¿qué importa? Ángel o Sirena,
¿qué importa, si tú haces
—hada de ojos de terciopelo, ritmo, perfume, fulgor, oh mi única reina—
menos horrible el universo y menos pesados los instantes?

AL LECTOR por CHARLES BAUDELAIRE



La estupidez, el error, el pecado, la mezquindad,
ocupan nuestros espíritus y minan nuestros cuerpos,
y nosotros alimentamos nuestros remordimientos,
como los mendigos nutren a su piojera.

Nuestros pecados son tercos, nuestros arrepentimientos cobardes;
nos hacemos pagar con creces nuestras confesiones,
y volvemos alegremente al camino fangoso,
creyendo lavar con viles llantos todas nuestras manchas.

En la almohada del mal es Satán Trimegisto
quien mece mucho tiempo nuestro espíritu encantado,
y el rico metal de nuestra voluntad
se ha evaporado totalmente por obra de este sabio químico.

¡El Diablo es quien maneja los hilos que nos mueven!
A los objetos repugnantes les hallamos encantos;
cada día descendemos un paso hacia el Infierno,
sin horror, a través de tinieblas que apestan.

Igual que un pobre libertino que besa
y muerde el seno maltratado de una vieja ramera,
robamos al pasar un placer clandestino
que exprimimos muy fuerte como una naranja seca.

Apretado, hormigueante, como un millón de helmintos
en nuestro cerebro se agita un tropel de Demonios, y,
cuando respiramos, la Muerte a nuestros pulmones desciende,
río invisible, con sordos gemidos.

Si el estupro, el veneno, el puñal, el incendio,
no han bordado aún con sus singulares dibujos
el cañamazo banal de nuestros tristes destinos,
ello se debe ¡ay!, a que nuestra alma no es lo bastante atrevida.

Pero entre los chacales, las panteras, los linces,
los monos, los escorpiones, los buitres, las serpientes,
los monstruos chillones, aulladores, gruñidores, rastreros,

en la infame casa de fieras de nuestros vicios,

¡hay uno más feo, más malvado, más inmundo!
Aunque no hace aspavientos ni lanza agudos gritos,
convertiría con gusto a la tierra en un despojo
y en un bostezo se tragaría el mundo;

¡es el Aburrimiento! —con los ojos inundados de un llanto
[involuntario—
sueña con cadalsos mientras se fuma una pipa.
Tú conoces, lector, a ese monstruo delicado,
¡hipócrita lector —mi semejante— mi hermano!

NUEVAS CARRERAS UNIVERSITARIAS por MONO HOSTIL

viernes, enero 14, 2011

EMPRESTAME A TU HERMANA por GONZALO ROJAS (EL BUENO)



Una idiotez estar pensando en todo y a la vez en nada, viéndola sangrar
a la muchacha de 20 toda preñada
de nadie pariendo y el problema es justamente
lo mucho que es el mar en cuanto a belleza,
lo mucho y las gaviotas,
esa especie de mucho que es la libertad
y uno aquí pensando.

Es decir lo ilusorio que ha llegado a ser este ojo,
esta jeta, esta nariz
de tanto y tanto respirar si es que el oxígeno
se llama vejez, las cosas claras, si es que los 3 minutos
que le van quedando al desperdicio
que es el hombre se llaman de repente
trinidad, Trinidad Santísima, esta mañana lo enterramos
lo enterramos a quién, ya ni recuerdo a quién
con todo ese gentío que se junta y esos llantos atroces.

Todo eso sin puntuación, para qué tanta puntuación,
el Neruda puntuaba y vamos viendo lo que le pasó
ni hablar de eso, qué habrá sido
de lo que habrá sido, a mí me gusta Blake, William
Blake y es que se me aparece
con su gorro frigio, ahí tienen un caballo,
ahí tienen definitivamente todo un caballo.

Además está lloviendo con todo este sol está lloviendo
42 a la sombra y es febrero
de algún año de alguna era, de alguna de estas eras
que le salen al planeta como heridas ocultas cuando menos lo piensa,
la por ejemplo edad de Lautréamont el montevideano sin el cual el
Breton para qué se casó, para qué se casó con esa flaca se me ocurre,
rue Fontaine quarante-deux, quatrième étage, à droite.

Y ya pasando entonces de la quimera a la era, empréstame a tu hermana,
¡viva nuestra Suramérica rokhianamente hablando!
empréstame a tu hermana, a ver, a ver
si la cosa llega a parto de una vez, y nos juntamos todos
y conste que el primero que lo dijo fue un tal Simón
Rodríguez que le inventó la Patria Grande
al otro Simón de a caballo, antes, mucho antes
que Martí, y empréstame a tu hermana, hombre, así a lo roto
y la bailemos todos, y que vivan
hasta el diez mil del Mundo nuestra Caracas
donde dormí 7 años el exilio, y
nuestra Bogotá preciosa, y la putidoncella
fluminense sin fútbol eso sí
pero con Guimaraes, Río Grande do Sul,
y el Buenos Aires bórgico hasta las últimas estrellas, y
mi Lima vallejiana que no fue nunca horrible
como la han desollado por ahí
y el Tiahuanaco angélico, Evo y más Evo a ver qué pasa,
y Santiago de Chile por qué no
y por qué no Valparaíso que no fue fundado nunca.

Empréstame a tu hermana,
¿pero dónde anda el ritmo me habría dicho Matta?,
déjale eso a Homero le respondiera mi corazón,
una idiotez
estar pensando en todo y a la vez en nada, viéndola sangrar
a la muchacha de 20 toda preñada
de nadie pariendo y el problema es justamente
lo mucho que es el mar en cuanto a belleza,
lo mucho y las gaviotas,
esa especie de mucho que es la libertad
y uno aquí pensando.

Pensando por otra parte en Tlaquepaque,
se me vienen de golpe todas las ceibas de Tlaquepaque
finísimo de aroma y transparencia,
y adiós a la picantería que hace estragos chillando por la TV
profanando el laberinto de la soledad,
Octavio me oiga, y Buñuel y además las 500 rosas de mi jardín
de este Chillan de Chile que no será México
pero me sigue siendo México, las heridas abiertas
desde hace 3 mil años y están ahí abiertas mirándome
en la medida fotográfica
en que todos somos rulfianos y aquí termina el ventarrón.

El ventarrón o el Apocalipsis, la única que me entiende
es mi Fabienne que vino a los 17 sobre junio
del 73 cuando el tanquetazo,
de puro loca vino con ese formato grande
de hembra grande rumana y parisina como Celan, en micro,
en bote vino, en carreta, en burro a la siga de nada que no fuera
la resurrección libérrima del amor
de París al Golfo vino a verlo todo, a transverlo, a
oírlo al Gran Árbol ciego: un verdadero cabeza de
tormenta, vayan, vayan también ustedes a leerlo a Lebu: was bleibt
aber stiften die Dichter en ese mágico
cementerio frente al mar donde está escrito el Mundo
parado en el aire, sin raíces, sin nadie, y otra cosa ¿le
habrá costado el informe
sobre aquese tamaño personajo a la Fabienne
purpúreo y adivino?, ¿le habrá costado?,
¿se habrá costaleado setenta veces 7
como en la versión de los sep-tuaginta hasta
que terminó vertiendo esas sílabas de loco
por imantación en parisino diamantino?

Allá ella
que no me oye. Le pago
en animal como puedo con mis noventa líneas o son 92,
con un beso del Renegado a Coyoacán le pago.
Estará lloviendo afuera o no más llorando.







Was bleibt aber stiften die Dichter (Hölderlin) = Pero lo permanente -eso- lo fundan lo poetas.

PSYCHOPOMPOS II por H.P. LOVECRAFT



Sucedió en la Candelaria, la época más triste del año,
El otoño había pasado, la primavera quedaba lejos,
Cuando el pequeño Jean, el primogénito del alcalde,
Cayó irremisiblemente enfermo.
Pocos imaginaban que un joven tan alto y fuerte
Estuviese ahora tan cerca de la muerte,
Mas pálido yacía, sin motivo ni razón,
Mientras los galenos indagaban con desesperación.
El dolor que todos sentían no podía borrar
Las sospechas, los chismes de la vieja bruja,
Pues se decía, y era del dominio de todos,
Que la señora De Blois cabalgaba el día anterior
Con una apariencia sobrenatural y salvaje,
Y que se detuvo ante la puerta donde deliraba el joven
Y que en su boca se dibujó una torcida sonrisa,
Desfigurando su altivo rostro en una mueca burlona.
Todo esto se murmuraba cuando la madre gritó:
La muerte había llegado, llevándose el tierno espíritu;
Con pena desgarradora lloró la abatida mujer
Mientras su querido niño yacía entre santos y ángeles
El cura del pueblo ofició los funerales
Y el bueno de Michel hizo un ataúd de madera de tejo
Entre cirios y velas reposaba el cadáver.
Mientras lloraban las plañideras y gemían los padres
Pronto pasaron todos ante la humilde casa
Dejando sola a la madre con su niño muerto.
Medianoche era cuando sobre el valle
Estalló la tormenta con fuerza salvaje;
La nieve caía en furiosas ráfagas
Y el relámpago lucía entre los blancos copos;
Un terrible presagio parecía cernirse ominoso
Mientras el trueno retumbaba con tétrico pavor.
En la casa del muerto las velas ardían
Y una madre dolorida lamentaba su pérdida,
Sus ojos irritados incapaces de llorar más,
incapaces de ver, de cerrarse y dormir.
En el fragor de la tormenta el reloj dio
las tres Cuando cerca del muerto algo se escurrió;
Una cosa incierta que palpaba el aire
Y que subió a la mesa donde yacía el cadáver;
Con trémulas convulsiones trataba de dar
Con el frío cuerpo que la muerte dejó atrás.
La madre despertó de su frágil sueño,
incapaz de pensar, todavía aturdida;
Pero vio aquel ser venenoso y se percató
De los glotones deseos que parecía tener:
De un certero hachazo hendió la serpentina cabeza
Gritando salvaje mientras la criatura gemía.
El reptil herido huyó siseando,
Ocultando su cuerpo maltrecho en mitad de la noche
Las semanas pasaron y se empezó a murmurar
Y formaron en columnas en orden de batalla:
No atacaron a nadie pero silenciosos marchaban
Sobre los campos gélidos con un solo propósito.
En línea recta avanzaron por las calles del pueblo,
Su trotar fantasmagórico lleno de vigor;
A través délos postigos miraban los lugareños
Y su miedo se tomaba desconcierto.
Al fin la manada descubrió su objetivo
Y el aire se llenó de un profundo aullido;
Lus campesinos, sorprendidos, observaban la horda
Que se reunía en una de las granjas del lugar
Y pronto se propagó el terrible rumor,
¡Aquella era la granja del alcalde!
Los demonios ululantes dieron vueltas y vueltas
Mientras su jefe trepaba por la hiedra del muro;
El viento frenético batió con más fuerza,
Susurrando locuras sobre los doblados tejos.
En la casa indefensa, el alcalde esperaba
La horda salvaje, confiado a su destino,
Pero su aterrada mujer revivía callada
Otro monstruo pasado y otra lejana escena;
A través del rugido del viento sobre los muros
Recordó a la dama y aquella terrible serpiente:
Y entonces, como si adivinase el pensamiento,
El lobo, fauces abiertas, atravesó la ventana.
Lleno de rabia asesina, por la habitación,
Saltó el demoniaco ser en busca de la esposa;

Con terrible anhelo olisqueó su presa,
Cerca del sitio donde reposaba el cadáver.
Con furia renovada rugió la tempestad,
Arrastrándose entre colinas, soplando en el valle;
La vieja casa se estremeció, la jauría
Estalló en un furioso profundo aullido.
Rápidamente el valeroso alcalde se interpuso
Ante el lobo con un arma en sus manos.
La misma hacha que antaño se usara
Sirvió otra vez para acabar con el monstruo.
La bestia, con el cráneo hendido, se desplomó
Sobre el suelo, tan quieto como la muerte;
La esposa indemne dejó de gritar,
Desmayándose en los brazos de su marido.
Pero entonces toda la casa se estremeció
Y con furia titánica la tempestad rugió:
Los muros se quebraron y sobre los hombres
Cayó toda la barbarie de la tormenta.
La manada de lobos avanzó con paso tétrico,
Y en cada rostro podía verse hambre y muerte
Pero entonces, sobre la horrible noche,
Centelleó un haz de inesperada luz:
Todos pudieron ver con claridad la escena,
Haciéndole temblar con nuevos miedos.
Sobre la oscuridad resaltaban las chimeneas.
Dibujadas sobre la brillante luminosidad,
¡Y aún seguía colgado el sepulcro familiar,
La imagen del Salvador y la Cruz divina!
Sobre los muros descompuestos brilló el fulgor
Haciendo que las bestias dejasen de avanzar:
Los monstruos sorprendidos quedaron quietos;
¡Y se esfumaron en el aire vacío!
Los lugareños oraban enfebrecidos,
Rezando el rosario una y otra vez.
Pronto desapareció la luz y se apagó el fulgor
El tiempo del horror y la muerte había pasado.
Asombrados y pálidos, de sus socavados muros
Salieron el buen alcalde y su esposa:
Las gentes los cuidaron con cariño y por la villa
Se extendió una extraña sensación de paz.
La maravilla y el miedo siguió en sus sueños,
Hasta que los rayos de luna abrieron las nubes.

Aquí se para el viejo en su chachara,
Confundido por la edad, la historia a medio contar;
Los que escuchan se impacientan por saber el final,
Temiendo que no sea una sola historia, sino dos;
El debe saber qué le sucedió al siniestro señor
Cuyos extraños designios crearon el cuento,
Y se asombra de que la crónica despierte interés
Como para seguir hablando del lobo nocturno.
Su vieja esposa, ante la solicitud de los oyentes,
Asiente tétricaniente, y sigue reviviendo
Sucesos más extraños del final de la historia
Sobre el lobo y el alcalde, milagro y tempestad.
Cuando (continúa) los rayos del amanecer
Impregnaron de luz la escena de tanto horror,
Los aterrados labriegos que vieron las ruinas
Encontraron en los escombros una nueva maravilla.
Desde los muros caídos unas huellas rojas,
Las del lobo herido, salían sin rumbo fijo;
Sobre el camino erraban las huellas
Hasta perderse en los alrededores pantanosos:
Asombrados, los curiosos se fueron,
Pues lo que de allí salía jamás retomó.

De nuevo el viejo, entornando los ojos,
Hace una pausa para ver un halcón en el cielo;
Los asustados oyentes se impacientan
Y esperan el desarrollo de la historia.
El cronista atiende los ruegos de la gente
Y sigue murmurando extrañas cosas de su cuento.
¿El señor? Ah, si... en vano aquella mañana
Sus temblorosos criados rastrearon el páramo;
Nadie le ha vuelto a ver desde que huyó
En silencio en la oscuridad que precede al día,
Su caballo, inquieto y extrañamente asustado,
Volvió solo aquella noche desde el río.
Su perro de caza, aullando tristemente,
Vagaba por el pantano, embargado por la pena.
Las gentes hicieron suposiciones, mas nada decían;
Los sirvientes buscaron en vano:
Pues el señor De Blois (y su esposa también)
Jamás fue visto por nadie nunca más.

PSYCHOPOMPOS por H.P. LOVECRAFT



Yo soy el que aulla en la noche;
Yo soy el que gime en la nieve;
Yo soy el que nunca ha visto la luz;
Aquel que surge de lo más hondo.
Mi carro es el carro de la muerte;
Mis alas son las alas del miedo;
Mi aliento es el aliento del norte;
Mi presa es lo frío y lo muerto.

En la antigua Auvernia, cuando las escuelas eran pocas
Y los campesinos temían lo que no sabían explicar,
Cuando los nobles vivían lejos de la corte del rey,
Aislados en solitarias fortalezas,
Moraba un hombre de rango en un castillo
Bajo el calmo crepúsculo de un añoso bosque.
Su nombre, De Blois; su linaje, noble y vasto,
Orgullosa herencia de un honroso pasado;
Pero siempre, ahora y antes, se murmuró
Que el Sieur De Blois no era como los demás.
Persona siniestra y flaca, de pelo lustroso
Y reluciente, blanca dentadura que a menudo mostraba;
De ojos penetrantes y furtiva gracia,
De su boca salía el dulce, suave idioma francés;
El Sieur era poco estimado y poco visto,
Tan celosamente guardaba su propia intimidad.

Los criados del castillo, pocos, discretos y viejos,
Cuentan una antigua y extraña historia
Donde están sus señores y a los que antes sirvieron.
Estas habladurías nacieron como muchas otras,
Impregnadas de un halo de misterio y envidia;
Patrimonio de lenguas venenosas y afiladas
Los rumores se alimentaron de pocos hechos.
Se decía que el Sieur había sido visto
Cerca del río y en mitad de la noche,
Con aspecto tan indecible y mirada tan extraña
Que los lugareños se santiguaban al verlo,
Aunque ninguno sabía decir con claridad
Por qué lo hacían, o por qué temblaban.
Se rumoreaba que De Blois despreciaba los rezos
Y que no iba a misa el día del Sabbath:
Pero no se puede afirmar nada
Pues en su casa no había capellán, cura ni monje.
Pero si el señor tenía dudosa fama,
Más temida y odiada era su noble dama;
Tan siniestra como él, de facciones salvajes y firmes,
Dotada de una gracia oscura y sobrenatural,
La altiva señora desdeñaba el ambiente rural
Y a los que trataban, en vano, de averiguar su origen.
Las comadres decían que sus ojos brillaban demasiado
Y los chiquillos temblaban al escuchar su risa;
Richard, el enano (sujeto poco creíble),
Juraba que se movía como una serpiente,
Mientras que el viejo Pierre (la edad provoca desvarios)
Decía que era más perversa que su marido.
Pero aún eran más absurdos los chismes
A los que se entregaba gratuitamente el populacho,
Las mentiras y murmuraciones sibilinas,
Los cuchicheos... Historias difíciles de probar
Pero que las comadres creían a pies juntillas,
A pesar de llegarles de segunda mano.
Y así, se fue extendiendo la leyenda que aseguraba
Que la señora De Blois echaba mal de ojo;
Incluso, furtivamente, llegaban a sugerir
Que en su pecho anidaba el germen de la brujería.
La vieja Mere Aflard (medio bruja también) decía
Que la dama tenía extraños tratos con la muerte.
Así vivían los dos, como tantos otros
Que rehuyen la fama y la vida en sociedad.
Desdeñaban los recelos de los campesinos
Y sólo querían una cosa... ¡que les dejasen en paz!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...