sábado, marzo 10, 2018

ARTE POETICA LA POESIA COMO EJERCICIO DE BUSCARTE Y ENCONTRARTE por EDUARDO J. FARIAS ALDERETE



Pyrokinesis. El fuego que siempre buscó su aire y anduvo tras tus pasos como una fuerza ciega, pero a la vez móvil entre las volutas. El secreto de las vendimias en un desierto, rocas hechas verso y lejos de cualquier polis muerta desde el inicio. Un campo abierto repleto de lobos aullando, si pudiera escribir mal esa palabra y la gramática resbalando  como un aceite andrógino, atávico como los ascendientes de mi propia casta gritándote, necesariamente gritándote, sin oficio y en ceguera perpetua. AHUYANDO,  así con hache intermedia porque dentro de ese aullido hay una mudez ininteligible e inútil. Verso tras verso el rastreo en una noche eterna ¿La conoces? El camino de las incertezas crudas, los recovecos verdes del ansia, los sueños como ladrillos de una muralla, días y días. He aquí un arte que no ha germinado, ni florecerá, un madero flotando en el océano, un océano que retuvo a la niña pez por siglos y siglos, un ciclo entero de salvajes elucubraciones y no sabes de lo qué hablo. El fuego danzando en una noche en una noche, en una. La construcción de laberintos sin salida… dime si hay madres esperándonos, si hay un público expectante si hay una historia palpitante o si somos nosotros dos, nosotros en un círculo interminable.  La manera de moverse entre versos entre máscaras que eran en si nuestros rostros y a vencer todas las mascaradas. Qué hacer si se halla la salida y se es lobo y ya no un minotauro ingenuo e inocente en casa de Asterión. El principito que no pudo salir de su asteroide, el que por el azar te tomó de la mano por una gran avenida deseando que lloviera mientras caminásemos o camináremos. Sólo con tu rostro en un mapa inútil en indicaciones, glosas y signos. Pyrokinesis que requirió tu aire como para subsistir. Dejar de creer que moriré con un  puñado de poemas en la boca. Despierta, si para despertar hay que comprender qué es el apego y qué no es el apego. El fuego acaba de aprender y aprehender qué es. Verbo. Palabra. Visión. Espejismo. Número. El fuego danzando en un día en un día y un día. Las melodías girando en la bóveda celeste, eternamente celeste. El fuego danzando en la palma de tu mano, sólo porque ha encontrado su origen y su lugar. Mírame como danzo sobre los laberintos.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...