viernes, marzo 11, 2011

ANTOFAGASTA , LA CIUDAD CON UN TSUNAMI EN LA SIEN




Antes del 27 de Febrero del 2010 muchos chilenos desconocían la palabra y obvio, el concepto, sin embargo, para los antofagastinos tiene una historia de larga data, al menos para la generación de los 80, la escuchamos en la operación Deyse (operativo de seguridad y evacuacion) desarrollados en los patios de establecimientos educacionales, en la Escuela E-79 estaban alertados por un peruano que venía diciendo que un megasismo afectaría al norte grande del país. Nada más racional que adiestrarnos para una evacuación en una cancha de baby futbol-basketbol distante a menos de 70 metros del nivel más alto de la playa. Y ahí nos quedábamos.

La población se adecuó a las circunstancias . En los tiempos de dictadura y alcaldes designados cuando se suscitaba algún cuestionamiento a la labor del gobierno, alguna triquiñuela edilicia o algo por el estilo, bastaba un titular en el periódico local acerca del Tsunami, con todo y reportaje extenso en páginas centrales para que la atención de la opinión pública se diluyera del asunto que realmente importaba , dos o tres días en que las vecinas y los compañeros de escuela comentaban y problema resuelto. Si era día lunes, los comentarios de lo que se vió en Jappening con Ja. San Tsunami era un buen distractor político.

El cuento de las abuelitas de aquella vez que el mar llegó hasta la Plaza Colón el 4 de Noviembre del 52, quedaba en la memoria como algo que alguna vez se repetiría más pronto que tarde. La infancia se retiró a los anales de la mente. Y claro los temblores se suscitaban y de la “Ola grande” ni el olor. Nos acostumbramos a tener ese cañón en la sien, a saber que de un minuto a otro esta extensa ciudad costera sería víctima de una marejada artera.

La noche del 30 de julio del 95, ( Ese mismo año en Kobe 16 de Enero) un sismo sacudió esta tierra con una intensidad de 7.3 a 8.0 porque si se atreven a investigar, descubrirán que en el grado no se ponen de acuerdo, en algunos datos figura un tsunami, pero la verdad es que hubo una marejada insignificante, algunos edificios sufrieron daños estructurales graves, para qué mencionar a la virgen de la iglesia, actual Basílica, Corazón de María inclinada hacia la izquierda… o hacia el sur, por si hay algún lector susceptible. El alcalde bautizó este movimiento sísmico como “Un terremoto hipócrita”. Se nos sentenció que este no era el megasismo del que se nos advirtió el 80.

Luego el 14 de Noviembre nuevamente un terremoto azota la zona con un 7.7 de magnitud, siendo Tocopilla su principal víctima, de marejada ; nada. Hubo falsas alarmas se ordenó el toque de las sirenas y las camionetas con altavoces anunciaban que no había peligro de tsunami, los vecinos sólo entendían la palabra final y todo se volvió un caos, las guarderías se encontraron con la imposibilidad de transportar a tanto niño pequeño, es sólo un ejemplo, las historias abundan. Nuevamente se dijo que no era el megasismo pronosticado y nuevamente nos calzamos en la sien el cañón de la devastación por el mar.

Y con el nuevo milenio, el asunto se tecnificó, tenemos los sectores donde evacuar sirenas ubicadas a lo largo del límite costero, señalización en el asfalto y ejercicios donde participa toda la comunidad al menos la más cercana a la costa. Somos una de las ciudades más preparadas para un evento de esta naturaleza. Experticia de la que carecía la mayoría de las localidades afectadas en febrero del 2010. Lamentablemente.

Hoy en la madrugada vía facebook me entero del sismo en Japón. A las 7 de la mañana los noticieros daban la noticia con aciagas visiones. Los campos y localidades arrasadas por una ola lenta y voraz. Hoy 11 de marzo se “ celebraba” el primer año del gobierno. Mejor, se conmemoraba y fuerzas sociales marcharían para demostrar descontento, por un sinnúmero de motivos dando como cuociente la impericia e indolencia de quien tiene el mando de este Estado. Pero la providencia, el destino, el azar o lo que fuere, desata un terremoto en Japón con el correlativo riesgo de un tsunami afectando todo el territorio de la república. Nuevamente San Tsunami, aquel que depositaba su nombre en los medios escritos y alejaba la atención sobre un gobierno corrupto y no democrático. Ahora esa marcha , ese malestar , ese movimiento social que debía ser noticia, se ve relegado a un último lugar, por transmisiones casi ininterrumpidas del siniestro en comento…. Ahora suenan las sirenas acá en Antofagasta, nuevamente nos ponemos el Tsunami en la sien.



Datos empíricos, en la memoria y corroborables en la red.

2 comentarios:

  1. O San tsunami nuevamente has salvado a su excremencia.

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor para este tipo de enfermedades, así como para la gobiernitis atomitis, es la campaña viral por youtube o facebook, dado que el común de los humanos sólo leen los tweets de sus estrellas en vez de escribir.
    Por otra parte los antagonistas a la generalidad de personas, más dados a la reflección (escriben) y se ocultan empecinadamente en el estatus de ciudadano menos influyente (estatus que comparto y del cual parezco no poder salir).
    El remedio sólo lo podemos suministrar nosotros, anónimos testigos de los movimientos masivos. Aquí puedes usar el principio de la orquestación. Porque los mismos que se derriten en tweets consumen en masa las teorías de la conspiración así como se deleitan con tsunamis y papas fritas.
    A.Q.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...